mormon.org Global
Magalí Cancela: Converso, Felicidad, Obra misional, Estudiante, Joven Adulto Soltero, Bienestar, Mormón.

Hola soy Magalí Cancela

Acerca de mí

Mi nombre es Magalí. Vivo en Mendoza con mis padres y mi hermana menor. Acabo de terminar mis estudios secundarios y estoy preparándome para salir a una misión. Me gusta jugar al volley, cantar, tocar el piano y la guitarra, y bailar.

Por qué soy mormón(a)

A mis 17 años de edad estaba pasando por duras pruebas. Un día fuimos a la actividad de la iglesia abierta y con mi familia pudimos aprender a cerca de las actividades de la iglesia. Las misioneras nos hablaron de fechas bautismales, yo no estaba pensando en bautizarme. Mi madre comenzó a asistir a las reuniones con mi hermana pequeña; un Domingo le pedí que me levantara temprano así asistía con ellas. Desde el momento en que pisé la iglesia ese día, me invadió una sensación de paz, amor, felicidad indescriptible; era una reunión de ayuno y testimonio. Algo dentro de mi me dijo que pasara a dar mi testimonio y en ese momento los sentimientos se intensificaron y fue ahí cuando el espíritu me hizo sentir que debía bautizarme. Cuando me bauticé sentí aún más fuerte el amor del Padre Celestial y decidí que debía participar en su obra de salvación. Amo a este Evangelio porque me hizo comprender el amor que el Padre nos tiene, permite que mi familia este unida eternamente y nos ayuda a enfrentar las adversidades de cada día. Cada cosa del Evangelio es perfecta y doy gracias por tenerla en mi vida.

Historias personales

¿De qué manera podemos desarrollar mayor armonía en nuestro hogar?

Con mi familia realizamos noches de hogar, en donde aprendemos acerca de las enseñanzas del Salvador. Nos ayuda el estudiar las escrituras y luego hablar juntos de lo que aprendimos y de las experiencias que ha tenido cada uno siguiendo la palabra del Señor. Realizamos Juegos que nos ayuden a aprender más principios y que nos den diversión. Hacer las cosas correctas, hablar, ayudarnos, amarnos y comprendernos nos fortalece como familia, contribuye a la unión y a la armonía.

La manera en que vivo mi fe

Me gusta acompañar a las misioneras con algunas de sus visitas, siento que soy una misionera. Quiero poder compartir el evangelio con las personas que no lo conocen, porque me hace feliz y quiero que todos seamos felices.