mormon.org Global
Abigail Magallanes: estudiante, música, testimonio, Jesucristo, leer, misionera, Mormón.

Hola soy Abigail Magallanes

Acerca de mí

Además de ser estudiante, hago apoyo escolar a niños. Una de mis grandes metas es llegar a ser médico y poder ayudar a las personas más necesitadas. Me encanta la música, creo que no hay día en que no la escuche o cante, es una de las cosas más maravillosas. Disfruto de la compañía de mi familia y amigos siempre que puedo, ellos son la bendición más grande que tengo. Me gusta mucho viajar, conocer lugares nuevos y culturas, me gusta aprender de las personas mayores y escuchar sus historias. También me gusta dibujar, pintar, hacer cualquier tipo de manualidades, leer, ver películas o aprender cosas nuevas. Creo que soy una persona muy perseverante, me esfuerzo por conseguir lo que me propongo.

Por qué soy mormón(a)

Mis padres eran miembros de la Iglesia cuando nací, por lo que me crié en el Evangelio. El 11 de Mayo del 2003, cuando tenía 8 años me bauticé y me convertí oficialmente en miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Desde los 14 hasta los 18 años asistí a un curso de la Iglesia llamado seminario en el cual aprendí la doctrina de la Biblia y el Libro de Mormón en mayor profundidad. Fue entonces cuando me dí cuenta de que debía dejar de depender del testimonio de mis padres y obtener el mío propio. No fue fácil, me costó mucho tiempo obtenerlo. Recuerdo que cuando finalicé de leer el Libro de Mormón por primera vez puse a prueba la promesa de Moroni 10:4-5 "Y cuando recibáis estas cosas, quisiera exhortaros a que preguntéis a Dios el Eterno Padre, en el nombre de Cristo, si no son verdaderas estas cosas; y si pedís con un corazón sincero, con verdadera intención, teniendo efe en Cristo, él os manifestará la verdad de ellas por el poder del Espíritu Santo; y por el poder del Espíritu Santo podréis conocer la verdad de todas las cosas." Me arrodillé y, al orar, obtuve esa paz inmensa en mi corazón junto con la certeza de saber que las cosas que se encuentran en este libro eran verdaderas y que la iglesia era verdadera. Desde ese día me esfuerzo por fortalecer mi testimonio y obtener un mayor conocimiento a cerca de la vida, obra y ministerio de Jesucristo. Sé que Dios vive y que nos ama; sé que su Hijo, Jesucristo, también vive, que gracias a su Expiación todo hombre y mujer que se arrepienta y persevere puede volver a la presencia de Nuestro Padre Celestial. Sé que esta es su Iglesia, que en ella se encuentra la debida autoridad para llevar a cabo ordenanzas eternas. Y sé, sin ninguna dudad, que Él contesta nuestras oraciones y cumple con sus promesas.

Historias personales

¿Por qué los mormones van a una misión?

Personalmente tomé la decisión de servir una misión porque tenía el deseo de hacerlo, oré y supe que era correcto. Pienso que Jesucristo dio su vida por nosotros, por lo que toda oportunidad que tenga de poder devolverle una mínima parte de este sacrificio, lo haré. Además, tengo un gran testimonio de que esta es su iglesia y que en ella se encuentra su Evangelio restaurado. Me encanta la felicidad que obtengo a través de él y quiero compartir mi felicidad y todo lo que sé con todas las personas. Por eso quiero servir una misión de tiempo completo.

La manera en que vivo mi fe

En este momento estoy sirviendo en mi rama como consejera de la organización de Mujeres Jóvenes, ellas tienen entre 12-18 años, me siento muy feliz de poder hacerlo ya que las jovencitas siempre ponen mucho ánimo y entusiasmo en cada actividad. También soy directora de música de la rama, disfruto mucho de este llamamiento, el poder de la música para atraer el Espíritu es asombroso. Últimamente he estado ayudando en la primaria dándole la clase a los HLJ (niños entre 4-7 años), durante este tiempo he aprendido que los niños pueden enseñarnos mucho más de lo que creemos. Hoy por hoy, me estoy preparando para servir una misión de tiempo completo. He sido llamada a servir en la misión Brasil Santa María. Estoy sumamente agradecida a mi Padre Celestial por la oportunidad que me da de poder servirle durante este tiempo con todo mi corazón, alma, mente y fuerza durante 18 meses.