mormon.org Global
HL Ramirez: HL Ramirez, Howard, Ludwig, Mormón.

Hola soy HL Ramirez

Acerca de mí

Soy mormón, apasionante del arte, de la música en particular. Estudiante de Negocios Internacionales y Turismo. Pertenezco a esta maravillosa iglesia desde que nací. Me bauticé a los 8 años, fui creciendo bajo el Evangelio de Jesucristo, he tenido muchos logros en esta vida gracias a los consejos de mis padres y la ayuda de mi Padre Celestial a través de las oraciones. Actualmente serviré a partir del 01 de enero del 2015 una misión de regla en la Misión Argentina Buenos Aires Sur. Estoy agradecido a mi Padre Celestial por permitirme mostrarle mi gratitud hacia Él sirviendo en esta su maravillosa Obra de Salvación.

Por qué soy mormón(a)

A veces me preguntaba esto. Yo crecí en la iglesia pero decía que yo solo iba porque mis padres y abuelos iban. Pero siempre dudaba diciendo si esta era la iglesia verdadera. Recuerdo las lecciones de niño que me dieron y en una de ellas decía que recurramos a Santiago 1:5-6. Un día, al acostarme, aplique lo que decía esta escritura y clame al Señor en ferviente oración preguntándole si estoy en su iglesia, la verdadera. No puedo describir el gran sentimiento de gozo que tuve en ese momento, y pude dormir tranquilo ese día. Desde ese momento no dudo de nada y tengo el firme testimonio de que esta es la iglesia verdadera sobre la faz de la tierra: LA IGLESIA DE JESUCRISTO DE LOS SANTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS

Historias personales

¿Por qué los mormones van a una misión?

Para servir al Señor. Es una forma de gratitud hacia Nuestro Padre Celestial por habernos dado la vida y todas las bendiciones que hemos recibido. Eso significa dar de nuestro tiempo para realizar su obra. Dos años o año y medio no se comparan a toda una vida que podamos llevar y la que nos da Nuestro Padre Celestial.

¿Podría explicar la función que desempeña la oración en su vida?

Realmente se que la oración es el medio de comunicación mas eficaz que tenemos con Nuestro Padre Celestial. Podemos expresarnos con toda nuestra confianza. El nos escucha y entiende cada una de las situaciones que a menudo experimentamos y sabe como ayudarnos. Tengamos paciencia y ejerzamos fe para sentir su mano milagrosa en nuestras vidas.

La manera en que vivo mi fe

Siempre me he considerado una persona dispuesta a servir a mi Padre Celestial. He recibido llamamientos como maestro orientador y Presidente de Hombres Jóvenes, lo cual me ha ayudado también mucho como persona a desarrollar cualidades que quizás me faltaba desarrollar como persona, como hijo, y como miembro de la Iglesia.