mormon.org Global
Rebeca Stott: esposa, futura madre, Mormón.

Hola soy Rebeca Stott

Acerca de mí

Mi nombre es Rebeca tengo 20 años y dentro de algunos meses seré madre. Me case cuando tenia 19 años y aunque deje mi hogar, mi país, mis amigos y detuve por un tiempo la universidad ha sido la mejor decisión que he tomado. No ha sido fácil pero el haber tenido esa meta desde pequeña, de casarme y ser madre, me ayudo mucho cuando tuve que tomar esa decisión. He aprendido muchas cosas nuevas y he llegado a madurar mucho mas.

Por qué soy mormón(a)

Soy miembro de la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días porque he podido llegar a conocer mas a mi salvador, el conocer el evangelio restaurado de Jesucristo me a ayudado a tener un conocimiento mas grande de todas las cosas, en esta vida así como en la vida venidera, me a ayudado a descubrir quien realmente soy, cual es mi propósito aquí en la tierra y me a ayudado a entender que soy de valor y que Dios me ama. Gracias a este conocimiento he podido tener en mi vida metas grandes e importantes, he podido crecer personalmente así como espiritualmente. El ser miembro de la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días es la bendición mas grande que he tenido y que siempre estaré agradecida con mi padre celestial por darme la oportunidad de poder conocer su evangelio.

La manera en que vivo mi fe

En la iglesia y por medio de mis padres aprendí a siempre prestar servicio. No he visto otro lugar donde se preste tanto servicio con amor y sin querer o pedir nada a cambio mas que en la iglesia. He podido prestar servicio en la primaria de la iglesia, he sido maestra de primaria por segunda vez y me he dado cuenta que aprendo mas yo de los niños que ellos de mi. Me gusta mucho poder prestar servicio por medio de ese llamamiento e igual del llamamiento que tengo de traducir en la iglesia para aquellas personas que no saben hablar español. Ha sido difícil sobre todo el llamamiento que tengo de traducir ya que aun sigo aprendiendo ingles y no lo domino muy bien, pero gracias a que he cumplido y he prestado servicio, aun de la manera mas pequeña, he podido ver la ayuda de mi padre celestial. Y eso me da animo de seguir adelante y no tener miedo.