mormon.org Global
Goretty Castillo: felicidad, familia, oracion, fotografías, misión, respuestas, Mormón.

Hola soy Goretty Castillo

Acerca de mí

Soy del sur de Chile, un pueblo llamado Pitrufquén. Tenemos un río hermoso y un paisaje de variados colores. Me encantan los animales, en especial los perros. Fui misionera en el norte de Argentina, un lugar hermoso, con gente humilde. Fueron los mejores meses de mi vida. Amo a mi Salvador Jesucristo, su evangelio es de pura felicidad, yo soy feliz. No tengo una vida perfecta, porque la vida es difícil, pero con Jesucristo todo se hace mas llevadero.

Por qué soy mormón(a)

No encuentro mejor lugar sobre la tierra donde sea tan feliz como soy ahora. Cumpliré 7 años de miembro. Me bauticé cuando tenía 15 años, era una adolescente. Sé que sin el evangelio no sería la mujer que soy ahora... una futura misionera de tiempo completo. Amo el evangelio y conocer tantas historias de personas valientes que perseveraron. Amo a Jesucristo y a mi padre Celestial por haberme otorgado este maravilloso mundo lleno de cosas lindas para disfrutar y lo mejor de lo mejor, porque puedo tener una familia eterna y saber que si persevero podré volver a ver a mis padres que se fueron de este mundo, abrazarles y decirles cuantos los amo.

Historias personales

¿Por qué los mormones van a una misión?

Cuando conocemos la iglesia y nos hacemos parte de ellas conocemos cuan hermosas cosas el Señor tiene para todos sus hijos. Logramos ser felices. Nos ayuda a enfrentar los obstáculos de la vida con optimismo. Vamos a una misión porque deseamos servir a Dios y a las personas. Algunos salen lejos de sus hogares sacrificando su vida para prestar servicio a las demás. Simplemente otros quedan en su ciudad con el propósito de ayudar a los que le rodean. Todos los miembros somos misioneros, llevemos o no una placa en nuestra ropa. Todos tenemos la misión de servir, testificar de Jesucristo y de las hermosas cosas en las que creemos. Por eso les invito a que no cierren la puerta cuando misioneros visiten su hogar, yo la cerré varias veces y perdí valioso tiempo. Pero un día sentí el deseo de escucharlos y ustedes no comprenderán que sintió mi corazón aquel momento. Les invito a que vivan esa maravillosa experiencia. Y como dijo un buen amigo, "no todo oído está para toda lengua, ni toda lengua para todo oído", pero el mejor oído es el que está en el corazón. Cuando alguien recibe algo hermoso, desea que todos los demás puedan recibirlo. Nosotros conocemos el evangelio de Jesucristo y deseamos que todos conozcan las maravillas de Dios.

La manera en que vivo mi fe

Intento al menos de sobrellevar los obstáculos con optimismo. Aunque muchas veces me sienta sola. Es ahí donde suplico a mi Padre Celestial que me ayude a continuar. Y de verdad puedo sentir la mano de mi Salvador acariciando mi espalda. Siento que todo estará mejor. Y bueno, trato de disfrutar venga lo que venga.