mormon.org Global
Sebastián: Sebastián, ICFES, Colombia, Bachilleres, Mormón.

Hola soy Sebastián

Acerca de mí

Nací en en el año 1993, en uno de los países más hermosos del planeta; Colombia. Colombia es un país lleno de paisajes que te quitarán el aliento y de la gente más amable del planeta. A pesar de la guerra y desigualdad que azota nuestro país, los Colombianos somos gente alegre, trabajadora y llena de energía. En el 2012 recibí una beca por parte de ECOPETROL, la compañía más grande de mi país, por haber sacado la mejor nota departamental (O estatal, como se prefiera) en las pruebas nacionales ICFES, gracias a ésa beca, ahora me encuentro estudiando Negocios en la universidad de BYU-Idaho, en Rexburg, Idaho, Estados Unidos.

Por qué soy mormón(a)

Conocí la iglesia en el 2007, cuando tenía 13 años y tras dos meses de oír a las misioneras, pregunté a Dios si debía unirme a la iglesia, oré todos los días por dos semanas y entonces... Nada pasó, así que le pedí una vez más a Dios, le pedí que me diera una pequeña señal, no algo grande o un milagro, sólo algo pequeño que me demostrase la veracidad de la iglesia y luego le dije específicamente lo que quería. Ésa misma noche sucedió, pero pensé que podía ser cosa del azar, así que pedí una vez más por otro pequeño milagro especifico y al día siguiente sucedió. No estaba seguro de la veracidad de la iglesia, pero había prometido que si recibía ésas pequeñas señales, me bautizaría y conseguiría un verdadero testimonio de la iglesia, no basado en señales, pero en fe. 6 años después, aquí me encuentro, estudiando en BYU-Idaho, en la pequeña ciudad de Rexburg, Idaho y más seguro que nuca de la veracidad de ésta obra, seguro de que hay un Dios, que nos conoce personalmente y nos ama, y que a preparado un camino para volver a su presencia y sé que esta es la única iglesia verdadera sobre la tierra (Aunque la misma afirmación, proveniente de las misioneras, me pareció prepotente 6 años atrás).

La manera en que vivo mi fe

En la iglesia me he desempeñado en variadas funciones; Presidente de maestros, Maestro de escuela dominical y primer consejero del quorum de élderes, por ejemplo. En todos estos llamamientos trabajé voluntariamente y nunca se me pagó por ello, ningún cargo en la iglesia recibe dinero, todos deben trabajar, incluso el pastor, padre, obispo o como se le prefiera llamar. Estoy más convencido que nunca de la veracidad de ésta iglesia, todos los hombres y las mujeres, sin importar de donde vienen, buscan la felicidad, pero cada quién la busca de manera distinta, sin embargo, toda alegría aquí en la tierra es momentánea, si queremos experimentar la verdadera y eterna felicidad, debemos hacernos tesoros en el cielo y aquí, cualquier persona puede crear su fortuna en el cielo.