mormon.org Global
Carlos: Mexicano, Converso, Mormón.

Hola soy Carlos

Acerca de mí

Soy un hombre que trata de estar feliz y de disfrutar de la vida en cada momento. Tengo un título en Negocios Internacionales. Soy una persona que le encanta viajar y conocer nuevas personas. Natación es mi deporte favorito y lo practico diariamente para ejercitarme. Tengo que admitir que lo inesperado es parte de mi vida. A pesar de que algunas veces no me gustan los desafíos o pruebas que en frento, al final siempre son para mi beneficio. Disfruto mucho pasar tiempo con mi familia y consentir a mi sobrino. Mi familia es mi mas importante tesoro. También me gusta estar en contacto con la naturaleza porque de alguna manera siempre puedo sentir la paz que solo Dios nos puede dar.

Por qué soy mormón(a)

A pesar de que no toda mi vida he sido mormón, tengo la gran bendición de haber sido criado por dos asombrosos padres. Ellos me enseñaron la importancia de creer en Dios. Mi hermana se unió primero a la iglesia cinco años antes que yo, ella es como una pionera moderna para mi porque me enseñó el camino a seguir. Durante la universidad tuve varios amigos que eran miembros SUD. Uno de ellos me regaló un Libro de Mormón. El primer pensamiento que tuve fue: Oh no! Ellos quieren bautizarse bautizarme. Al llegar a mi casa dejé el Libro de Mormón olvidado. Pero los caminos del Señor son misteriosos porque unas semanas despues me empeze a preguntar sobre el proposito de mi vida. Fue en ese momento que encontré el Libro de Mormon y lo empeze a leer. Para ser sincero no entendí nada, pero no podía dejar de leerlo. Fue hasta que leí 2 Nefi 4:28 “¡Despierta, alma mía! No desfallezcas más en el pecado. ¡Regocíjate, oh corazón mío, y no des más lugar al enemigo de mi alma! Esas palabras penetraron en lo mas profundo de mi ser. Me arrodille y me puse a orar por primera vez en mi vida. No se como describir los sentimientos que experimente. La mejor manera de describirlo es que sentí como si alguien me estuviera dando un abrazo. Puedo decir que que sentí los brazos de su amor. Gracias a esa esa experiencia yo pude saber que soy un hijo de Dios, que Él me ama y que contesta mis oraciones, que el Libro de Mormón es verdadero y que el bautismo era algo que mi Padre Celestial esperaba. Unas semanas después me bautice . Yo no he visto a Dios o a su hijo Jesucristo, pero he podido sentir su presencia mediante la influencia del Espíritu Santo. Yo soy un converso y espero ser un converso toda mi vida.

La manera en que vivo mi fe

Espero que la manera en la que vivo demuestre el amor que siento por mi Salvador. Yo soy un simple hombre, muy lejos de ser perfecto, pero tengo una meta: vivir cada día de acuerdo a mi divino potencial! Hay diferentes maneras en el que las personas viven lo que creen. En mi muy particular caso, yo decidí servir una misión de tiempo completo. Pase dos de mis mejores años sirviendo a los paraguayos. Nunca he considerado mi servicio misional como un sacrificio al contrario servir una mision era lo menos que podía hacer, después de todas las bendiciones que he recibido en mi vida. Me encanta asistir al templo con regularidad, en ese lugar sagrado es donde las familias pueden ser selladas por la eternidad y ser familias eternas. Me estoy esforzando por ser un mejor hombre cada dia y algo que me ayuda a serlo es haciendo las pequeñas y simples cosas, como por ejemplo: la oración, el arrepentimiento, leer las escrituras diariamente, servir a otros, participar de los sacramentos y asistir a la capilla son algunas cosas que nos acercan a ser mas como el cada dia.