mormon.org Global
Anna Sutherland: Mormón.

Hola soy Anna Sutherland

Acerca de mí

Nací en Utah y viví allí hasta tenía 6 años y me mudé al norte del California, donde mis papas vivían casi todo su vida. Yo vivía en Puebla, México durante 6 meses y medio en 2010 con toda mi familia para aprender español y tener una experiencia más diferente en toda mi vida. Viví en el estado de México en el otoño del 2013 para tener esa experiencia otra vez pero para aprender el español mejor. Terminé un año a la universidad BYU-Idaho y me encanto estudiar allí. Estudio administracion de hospitales y quiero ser un CEO de un hospital y, también, quiero tener mi propio negocio. Me encanta las cosas en la vida que ser más felices. Me encanta cantar. Me encanta la fotografia. Me encanta viajar. Me encanta aprender de otras culturas y hablar el español. Me encanta hacer amigos. Me encanta hacer videos y bloguear sobre mi vida. Me encanta los deportes, pero el futbol es mi favorito. Me encanta estar sano y activo, pero también, me encanta los dulces y el pan (cómo lo puede ser posible tanto). Me encanta ser organizada. Me encanta cocinar, especialamente la comida Mexicana. Y, me encanta pinterest. Pero, lo más importante es que amo a mi familia, que me apoyan en todos mis decisiones en mi vida.

Por qué soy mormón(a)

Aunque he sido miembro de esta iglesia toda mi vida , he llegado a saber que este Evangelio es verdadero. Me encanta ser una mormóna. He leído el Libro de Mormón y he llegado a amar las historias y enseñanzas que tiene. La iglesia presenta una trayectoria tan clara en la vida para nosotros. Este camino está lleno de felicidad y alegría si guardamos los mandamientos. Si oramos, vamos a recibir las bendiciones y puede ser guiado por el Espíritu Santo cada día. Cada mañana y cada noche, digo mis oraciones, dando gracias al Padre Celestial por todo lo que me ha dado, así como para pedirle ayuda. Hago mi mejor para leer las Escrituras, al menos, una vez al día. No sólo trato de leer, pero me planteo cada palabra para tratar de conseguir algo nuevo de ella. Y cuando reflexiono sobre las Escrituras, nunca deja de sorprenderme lo mucho que aprender. Pienso, "he leído esto antes, ¿cómo podría aprender algo diferente de este versículo?" Pero significa algo nuevo para mí y cada vez que aprendo mucho. Cuando estoy haciendo lo mejor que puedo, yo siempre soy el más feliz de mi vida. Es muy divertido porque cuando estoy feliz es mucho más fácil ser feliz alrededor de otros. Y cuando estoy más feliz alrededor de otras personas, que quieren saber por qué estoy tan feliz. Una conversación puerta de entrada a compartir por qué estoy tan feliz. Me encanta este evangelio, ya que trae pura alegría a mi vida. Guardo los mandamientos y trato de hacer lo mejor que puedo y soy el mejor y más feliz persona que puedo ser. ¿Por qué siempre me sonreía en cualquier? Porque tengo el evangelio de Jesucristo en mi vida. Porque sé que algún día pueda vivir con nuestro Padre Celestial y de mi familia después de esta vida.

La manera en que vivo mi fe

Recuerdo mi primer año al campemento de las mujeres jovenes como una niña de 12 años. Me senté en el anfiteatro en la noche de los testimonios y observé a las chicas mayores se levantan y dan su testimonio de la iglesia y de las experienceias que ellas tenían que las fortalezcan. Cuando escuché esas palabras de las chicas mayores, las lagrimas llenaron mis ojos. Cada experiencia era sencilla y simple. Recuerdo cuando me levanté y di mi testimonio para casi la primera vez en mi vida a esta campamento. Me sentí el espiritu muy fuerte. Sabía en ese momento sin una duda que mi Padre Celestial me amó y podía dar mi testimonio de esto. Quiero compartir este sentimiento que me sentí a ese campamento, como una niña de 12 años, con todo el mundo y también del conocimiento que nuestro Padre Celestial nos ama. Nunca podemos entender de cuanto nos ama. Pero es muchisimo. Sé que el evangelio de los Santos de Los Ultimos Días es la iglesia verdadero en esa tierra. Por ese razón, estoy preparando para servir una misión por 18 meses para compartirlo con los que aún no tienen. Sé que cuándo sirvo a los demás, si se trata de hacer la cama de mi hermano, lavar los platos para mi mamá, ó limpiar la casa para mi vecino, todos pueden recibir el gozo de esos actos de amabilidad. Trato a hacer lo mejor en mi vida y guardo los mandamientos del señor para puedo regresar a vivir con mi Padre Eterno un día.