mormon.org Global
Jessica Marlene: Mormón.

Hola soy Jessica Marlene

Acerca de mí

Me encanta pasar tiempo con mis familiares, disfruto mucho el pasar tiempo con mis amigas, soy estudiante de primer grado de la universidad solo que puse una pausa a mis estudios para poder salir a servir una misión de tiempo completo, me encanta pasar tiempo en las actividades de la iglesia y compartir mis creencias a las demás personas. Me gusta prestar servicio, disfrutar de cada momento de mi vida siempre y cuando sea para mi progreso personal.

Por qué soy mormón(a)

Tengo un gran testimonio de la Iglesia, me encanta ser parte de esta gran familia, y estoy muy agradecida con mi madre por siempre habernos traído por el camino verdadero. No existe otro lugar sobre la faz de la tierra que brinde mayor felicidad y gozo que este evangelio, me siento orgullosa de ser mormona. Me gusta estar tratando siempre de ser una mejor persona y ver que el Señor nos bendice y nos ama de una manera inigualable. Se sin ninguna duda en mi corazón que si somos perseverantes y fieles a los convenios que realizamos con Dios, algún día viviremos con el y seremos felices eternamente. Cada uno de nosotros somos hijos e hijas muy especiales para Dios y el siempre esta con nosotros por el gran amor que nos tiene.

Historias personales

¿Qué ha contribuido a generar mayor armonía en su hogar?

en mi hogar lo principal es que tratamos de poner en practica las enseñanzas y principios del evangelio, y eso nos ha ayudado a ser mejores personas cada dia y a poder ser un ejemplo para los demas. Al hacer esas cosas nos ayuda a vivir de una mejor manera en mi hogar, con amor, paz y mucho gozo.

La manera en que vivo mi fe

Cuando cumplí 18 años de edad me asignaron para dar clase a los niños de 4 a 7 años, fue una experiencia maravillosa el enseñar a esos pequeños a aumentar su Fe en Jesucristo, y a siempre hacer lo justo. Al mismo tiempo que ellos aprendían mi Fe también iba aumentando, aprendí tantas cosas que me servirán siempre. También me gusta visitar a las personas recién bautizadas y a las personas que casi no asisten a la iglesia, me gusta saber como están, hermanarlas y hacerlas sentir que realmente son muy importantes y especiales para Dios y para cada uno de los miembros de la Iglesia. Al ayudar a los demás mi Fe va aumentando, mi testimonio acerca del evangelio de Jesucristo crece, y poco a poco trato de ser una mejor persona, tratando de agradar siempre al Señor. El desarrollar la humildad, la bondad, el amor, la hermandad, la caridad, la virtud nos ayuda a ser mejores discípulos del Señor, aumentando así nuestra Fe hacia El.