mormon.org Global
Natalia Pizza: Mormón.

Hola soy Natalia Pizza

Acerca de mí

Soy Administradora de Negocios Internacionales y Administradora en Logística y Producción. Me gusta la Natación y prestar servicio en la comunidad. Pertenecí a una ONG que promueve el desarrollo de los jóvenes a nivel personal y profesional creando un impacto positivo en la sociedad. He tenido la oportunidad de desarrollarme profesionalmente por medio de un intercambio cultural en Uruguay y del trabajo realizado aquí en Colombia. Además de eso, me encanta bailar, leer, aprender nuevas culturas e idiomas y viajar.

Por qué soy mormón(a)

A pesar de que he sido miembro de la iglesia casi toda mi vida, he tenido desafíos que han probado mi fe. No estoy en la iglesia porque mis padres me llevaron a ella, sencillamente he podido recibir un testimonio de que esta es la Iglesia verdadera. He sentido como El Padre Celestial contesta mis oraciones y me ha dado un compañero constante que me testifica de la verdad de todas las cosas, y es el Espíritu Santo. Por medio del Espíritu he sentido en mi corazón que esto es verdad, que las enseñanzas dadas en la iglesia son instrucciones dadas directamente de Dios a su profeta aquí en la tierra. Estoy aquí porque se que me enseñan principios correctos, que harán mi vida mejor. Estoy aquí porque se que puedo regresar a vivir con mi Familia y con mi Padre Celestial otra vez. Tengo fe y esperanza en que Dios tiene un plan para nosotros, que desea que seamos felices, pero debemos ser obedientes a sus mandamientos. A pesar de todas las pruebas y tentaciones que se han presentado en mi vida, El Señor ha podido guiarme y librarme de todas las cosas malas, dándome su mano y mostrándome siempre el mejor camino. Se que Él me ama, se que escucha mis oraciones y por medio de ellas me he acercado más a Él, haciéndome saber que soy una hija muy especial para Él, y que todo va salir bien. Tengo fe en Él, porque se que vive y que me ama.

La manera en que vivo mi fe

Durante toda mi vida en la iglesia he podido aprender a ayudar a las personas desde distintas perspectivas. He sido maestra de personas que investigan la iglesia, enseñándoles los principios de la iglesia. He sido líder de jovencitas entre los 12 y 18 años y en este momento soy líder de música de los niños. Todas estas experiencias de servicio en la iglesia me han ayudado a aumentar mi amor por mis semejantes, comprendiendo mejor las enseñanzas de Jesucristo. Aunque no todo mi tiempo lo dedico en la iglesia, siempre procuro tener en mi mente y en mi corazón lo que he aprendido, para así poder vivirlo cada día de mi vida. Cada vez que he podido servir y dar de mi tiempo en beneficio de otra persona, he sentido que Dios me ama, y ama a cada uno de sus hijos. Son experiencias que enriquecen el corazón, no solo de los que reciben ayuda, sino de los que ayudan, nos hacen ser humildes y entender que como seres humanos, todos debemos prestar ayuda unos a otros. Pues fue un mandamiento que dio el Señor.