mormon.org Global
Grecia: ciencia, futbol, morelos, argentina, estudiante, mexico, Mormón.

Hola soy Grecia

Acerca de mí

Tengo 22 años y soy una niña de corazón. Suelo hacer cosas muy al azar a veces y disfruto reír, pero por supuesto, se cuándo debo actuar mi edad. Desde pequeña siempre he estado interesado en el campo de la ciencia y como resultado tengo una licenciatura en Biología. Siempre me he preguntado acerca de los misterios de las cosas que no necesariamente se ven a simple vista. Desde el sistema solar a los organismos microscópicos que nos rodean, siempre me ha intrigado de cómo existen muchas cosas de las cuales a veces ni estamos conscientes. Entonces, ¿quién puede decir que no hay alguien velando por nosotros, del cual no podemos ver por el momento?

Por qué soy mormón(a)

Soy Mormóna porque no me gustaría vivir mi vida de otra forma y me ha traido muchos momentos de gozo. Hay un momento específico en mi vida que realmente entendí y decidí seguir el evangelio. Durante la preparatoria, tenia varios amigos y conocidos de otras religiones, y me di cuenta de que siempre estaban buscando una manera de salir de sus problemas. Estas formas de salidas a menudo involucraba quedarse muy noche fuera de sus hogares y consumiendo sustancias inapropiadas. Como adolescente yo tuve la tentación de seguir a la multitud, debido a la aceptación social que cada adolescente quiere a esa edad, pero me abstuve y me aleje de ese camino, de lo cual fue una de las cosas mas dificiles que pase. Trataba de hacerles saber que habia y hay una mejor solución a esos momentos en la vida cuando nos sentimos perdidos. Hoy mirando hacia atrás en esta experiencia, estoy muy agradecida que tomé la decisión que hice porque honestamente puedo decir que no me siento como si me perdí de algo en mis años de adolescente. En cambio siento que gané muchas cosas mas que me han servido hoy en dia.

Historias personales

¿En qué forma le ha ayudado asistir a los servicios de la Iglesia?

Una vez platicando con un gran conocido, comparo a una persona como una batería con carga. Después de un tiempo esa carga va disminuyendo. La carga en este caso es como nuestra fuerza espiritual y el fuente de poder es la Iglesia. Regresamos cada semana a recargar nuestro espíritu para la semana que inicia. Así es como ahora veo la importancia de asistir a los servicios de la Iglesia. Honestamente hubo momentos que me costaba mucho trabajo levantarme temprano, pero cada vez que lograba llegar a la Iglesia, especialmente al final, me sentía muy a gusto con la decisión que tome. Tenia una sensación de satisfacción que me dejaba saber que iba en el camino correcto. Esto me recordaba que la próxima vez también iba a valer la pena. Poco a poco ese deseo de no querer ir se ha ido.

La manera en que vivo mi fe

Dentro de la comunidad, fui parte de un programa de gobierno que requería gente que hablara Ingles e otro idioma para ayudar a niños de familias que venían como refugiados o inmigrantes de otros países. Pase unos meses con varios niños de muchas partes del mundo y aunque no les entendía muy bien, ni ellos a mi, sabia que sentían el cariño que todos ahí teníamos por ellos. También ahora estoy sirviendo una misión en Mendoza, Argentina.