mormon.org Global
isabel: misionera, musica, familia eterna, Mormón.

Hola soy isabel

Acerca de mí

Soy hija unica y una de quince nietos... me encanta leer, sobre todo novelas, adoro a los animales en especial a mi perro y aunque aun no toco ningún instrumento pienso que la música es algo maravilloso, aunque no tengo muchas oportunidades de viajar me encanta aprender sobre otras culturas, su religión, su comida y su música, voy a servir en una misión próximamente y soy la única miembro de la iglesia en mi escuela (o lo era hasta hace poco que termine la preparatoria)

Por qué soy mormón(a)

Yo nací dentro de la iglesia y fui activa toda mi niñez, tuve mis épocas de rebeldía durante la adolescencia hasta que llego el EFY, fue una gran experiencia para mi a pesar de que asistí por que me obligaron, fue ahí cuando me percate de que mi testimonio no era realmente firme y que al ser miembro desde que nací jamas me había preguntado realmente por que estaba en esta iglesia o si el libro de Mormón era verdadero, así que tuve que empezar de nuevo, dejar de asistir a la iglesia por costumbre y comenzar a hacerlo por convicción, tuve muchas altas y bajas y realmente me di cuenta de que en el mundo jamas podría encontrar todas las respuestas que tenia aquí, mi máxima confirmación de la veracidad del evangelio fue durante la conferencia general de octubre de 2012 cuando el profeta anuncio que las mujeres tendríamos la oportunidad de servir a los 19 años, es difícil describir lo fuerte y hermoso que se sintió el espíritu en ese momento, ese anuncio cambio en un segundo mis planes a corto y largo plazo, pero sé que es lo correcto, ¿por que soy mormona? porque no podría dejar de serlo, porque se que no existe otro lugar mas seguro en el que pueda estar, por que sé que si sigo por el camino de la rectitud algun dia vere a mi Salvador otra vez y podre vivir con mi familia por toda la eternidad.

La manera en que vivo mi fe

Recientemente tuve la oportunidad de ser llamada como misionera de barrio y eso me ha ayudado a tener mas confianza en mi misma al momento de hablar de mi religión, fortaleció mi relación con los miembros del barrio después de un periodo de inactividad y me ha permitido acercarme mas a miembros nuevos, ser su amiga y acompañarlos en el proceso de adquirir un testimonio, aunque aun no soy maestra visitante he visto el maravilloso efecto que una corta visita o una llamada puede hacer en alguien que se siente solo o triste, soy la mayor del grupo de mujeres jóvenes de mi barrio y eso me ha permitido hermanar y apoyar a chicas nuevas conversas y a otras que conozco desde que iban a la primaria, mi mamá y yo adoramos pasar tiempo con los misioneros, comer con ellos y planear actividades junto con los misioneros de barrio como noches de hogar, casas abiertas y practicas de proselitismo.