mormon.org Global
Sebastian: Mormón.

Hola soy Sebastian

Acerca de mí

Soy Estudiante de Enfermería, me gusta la música , el arte y la danza , en mis tiempos libres pinto al oleo, la cuidad en donde vivo es muy cultural en donde se realizan muchos eventos culturales a los que me gusta asistir, las danzas son mis favoritos por la riqueza cultural que tiene Colombia.

Por qué soy mormón(a)

Mis padres conocieron la Iglesia cuando yo tenia 5 años, así que casi toda mi vida se me han enseñado los principios de el evangelio, crecí en la iglesia pero algo muy importante es que por medio de la oración pude llegar a sentir en mi corazón que esta es la verdadera iglesia de Jesucristo, que es dirigida por profetas inspirados por Dios, así pude saber que todo lo que se me enseño desde pequeño viene de Dios. También tuve la oportunidad de Servir al Señor en una Misión de tiempo completo en Perú donde se fortaleció mas mi testimonio y pude ayudar a muchos a llegar al conocimiento de la verdad de el Salvador, pude ayudar a personas que como mis padres estuvieron por mucho tiempo buscando la Verdad después de darse cuenta de que en las cosas que vivían faltaba algo,algo que era importante y que al conocer la iglesia lo encuentran, y tenemos la seguridad de estar haciendo las cosas bien, tenemos la seguridad de que llegaremos a ser una familia eterna gracias a los convenios que podemos hacer con Dios en su iglesia, la que tiene la debida autoridad para hacerlos. Esto es lo que vivo y se que es verdad, porque no lo supe de mis padres o otras personas sino que lo supe al preguntar en oración directamente al Señor. Este es mi Testimonio.

La manera en que vivo mi fe

En la ciudad en que vivo no hay muchos miembros de la iglesia y las personas con las que estudio no viven los mismos principios que yo, pero el asistir todos los domingos a la iglesia y demás actividades que realizan en ella me fortalece y me ayuda a centrar mi mente en las cosas que realmente importan, las que me llevaran a la vida eterna, fui misionero y aprendí que la oración y el estudio diario de las escrituras son la clave para que el espíritu santo nos guié y para que tengamos una relación mas cercana con nuestro padre celestial.