mormon.org Global
Charles: misionero, pueblo, computadora, Mexico, familia, Mormón.

Hola soy Charles

Acerca de mí

Me gustan los deportes, la música, escalar montañas, y mas que nada estar con mi familia. Necesitamos ser ser muy creativos para encontrar algo divertido para hacer en mi pueblo; no hay mucho. Pero aunque sea difícil, me gusta divertirme! También, soy fanático de las computadoras! Amo la tecnología, que quiero procurar un bachillerato en Sistemas. El Salvador me ha bendecido tantísimo con la felicidad del Evangelio. Apenas regresé de un viaje extraordinaria a la Ciudad de Mexico. A pesar de que soy un estudiante en la universidad y tengo mucho que hacer, hago mi mejor para hacer que Cristo sea mí prioridad.

Por qué soy mormón(a)

Estoy tan agradecido que nací en una familia de la Iglesia, y por eso he tenido el Evangelio por todo mi vida. Cuando era niño, podía sostenerme en la creencia de mis papas. Pero cuando crecí, necesitaba algo más. Para los que no son miembros de la Iglesia, es más fácil para veer la diferencia en tener la Iglesia y no. Cuando empecé a dudar, era muy difícil reconocer la verdad. (No conocía ningún otro iglesia.) Empecé a leer el Libro de Mormón y confiaba en la promesa que por ello sabría "la verdad de todas las cosas." Por medio del Libro de Mormón, Dios contestó mis oraciones. Hoy en día, soy Mormón por que sé que el Libro de Mormón es un libro verdadero. Sé que Dios y Jesucristo son personas actuales que viven y se preocupan por cada uno de nosotros, individualmente. Sé que la única manera que podemos regresar al la presencia de Dios es por medio de Jesucristo. Él nos amó tanto que sufrió y murió para que podamos ser limpios de nuestros pecados. Soy Mormón porque sé que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es verdadera.

La manera en que vivo mi fe

Jesucristo me ha dado muchísimas bendiciones. Vivo mi fe y religion al intentar mostrar mi gratitud a Él. Quiero hacer cualquier cosa que Él me pide, incluyendo el evitar las cosas que sé me lastimarían. Cada día estudio las escrituras y oro para poder sentir y discernir los susurros del Espíritu Santo. Hago mi vida de manera que la luz del Evangelio puede inspirar a otros. Hago mi mejor a amar y servir a otros. Honestamente, a veces siento que mis intentos a ayuda ni tienen efecto. Pero, el Evangelio me ha dado todo, y sé que puede ayudar a otros también.