mormon.org Global
Nathan: Nathan, Riverton, Cuernavaca, Mecanico, Familia, Mexico, Mormón.

Hola soy Nathan

Acerca de mí

Soy de Riverton, Utah y allí trabajo con mi papá y mi hermano en nuestro taller. Somos mecanicos y amamos cada minuto de nuestro trabajo. Seré misionero en la misión Mexico Cuernavaca hasta Diciembre 2013 y realmente amo a la gente de Mexico, la cultura y todo lo que tiene que ver con este pais. Aparte de ser misionero, me encanta las motocicletas, carros, quatrimotos, basicamente cualquier cosa con ruedas es para mi. Soy un campeon nacional dos veces arreglando motocicletas. Junto con eso, me encanta estar afuera en las montañas, en un lago o disfrutando las creaciones de Dios donde sea. Lo máximo para mi es mi famila, y nada, absolutemente nada podrá cambiar eso.

Por qué soy mormón(a)

Yo soy Mormón porque mi Padre Celestial me ha hecho saber mediante su santo espiritu que eso es la verdad. Realmente es tan sencillo. Siempre he sido miembro de esta iglesia, desde nacimiento de hecho, pero ninguna persona podrá quitar lo que Dios me ha hecho saber. Eso es que La Iglesia de Jesucristo de los Santo de los Últimos Dias es la única y verdadera iglesia sobre la faz de la tierra. Una oración cambió mi vida, una oracíon puede hacerlo mismo para cualquier otra persona que quiere saber la verdad.

La manera en que vivo mi fe

Vivo mi fe ahorita por ser misionero. Ando en las calles todos los dias predicando el verdadero Evangelio de Jesucristo a todas las personas que quieran escuchar. La manera más grande en la que vivo mi fe sería que consulto al Señor en todos mis hechos. Reconozco que soy débil y no tengo las fuerzas necesarias para soportar las cosas de esta vida mi mismo. He aprendido que la Expiación de Jesucristo, o sea su sacrificio para nuestros pecados, no solo es para el perdón de nuestros pecados sino para cualquier cosa en nuestra vida. Sé que puedo recibir las fuerzas de Él para vencer todas las pruebas y dificultades en esta vida si voy a Él mediante la oración. Si sea en la mañana o en la noche, o en mi corazón durante el día Él siempre está escuchando. Al hacer eso, siempre me siento listo para responder a su voz para ayudar a otras personas. No soy una persona perfecta pero siempre tengo en mente el mandato de llegar a ser uno de sus discipulos. No es facíl pero todo lo que Él requiere de nosotros es un esfuerzo constante y dicho esfuerzo es lo que trato de poner todos los días.