mormon.org Global
Chase Peterson: Misionero, México, Mormón.

Hola soy Chase Peterson

Acerca de mí

A mí me encanta el esquiar sobre la nieve. Cualquier día, no importa las condiciones, ¡vamos a esquiar! Me gusta el fútbol también, sea competitivo o no más para pasar el tiempo con los amigos. El sentarme para ver películas o leer también son pasatiempos míos.

Por qué soy mormón(a)

Yo nací adentro de esta Iglesia, a padres mormones. Pero la razón que lo vivo hoy día es porque yo sé de Dios, a través del Espíritu Santo, que el Padre Celestial y Su Hijo Jesucristo se le aparecieron a José Smith en 1820. Yo había orado varias veces concerniente a este asunto, y sentía que no me había contestado. Le había preguntado a Dios en el nombre de Jesús si Ellos se habían aparecido a José en la primavera de 1820, pero las primeras tres veces que yo oré y pregunté, no sentí nada especial. Así que me retiré a la cama y me dormí. A la mañana siguiente, seguía preguntando en oración. Todavía nada. Me puse a leer el Libro de Mormón y realmente pensé, medité, y reflexioné sobre lo que estaba leyendo, incluso sobre el libro en general. Al terminar mi lectura, hice una pausa y me pregunté de por qué aún no recibía mi respuesta. Me arrodillé, y muy sencillamente, pregunté a mi Padre Celestial si Él y Jesucristo en realidad se aparecieron a José Smith, y si Thomas S. Monson era Su profeta actual. Inmediatamente después de terminar la pregunta, entró en mi mente un "Sí" que no vino de mí. A la misma vez, yo sentí gozo, felicidad, tranquilidad, amor, calma, y un deseo de que todos supieran lo que yo supe en ese momento. Me quedé de rodillas, disfrutando los sentimientos que yo sabía que vinieron del Espíritu de Dios, y agradecí al Señor por ser tan misericordioso como para contestarme. Por esa razón, yo soy mormón.

La manera en que vivo mi fe

Soy un misionero de tiempo completo. Estoy sirviendo en la Gran Misión México Cuernavaca, la cual embarca todo los estados de Morelos y Guerrero. Básicamente lo que hago es invitar y ayudar a toda persona que quiera a desarrollar fe en Jesús, arrepentirse, bautizarse, recibir el Espíritu Santo, y permanecer fiel en la Iglesia. Es algo que yo hago voluntariamente, sin recibir nada material. Pero el ver a las personas hacer estas cosas y tomar estos pasos eternamente importantes es mejor que cualquier paga que pudiera recibir. La verdad es que ¡ser misionero es una maravilla!