mormon.org Global
Iván Jiménez: converso, militar, infante de marina, servicio, familia, matrimonio, Mormón.

Hola soy Iván Jiménez

Acerca de mí

Estoy casado con una bella mujer, Nitochka, la cual me ha dado 2 maravillosos hijos nacidos en el convenio sempiterno. El ser mormón me ha traído cambios radicales y maravillosos en mi vida, los cuales me han ayudado a mejorar como esposo, padre, hijo, militar y ciudadano. Actualmente estoy destacado en cabo haitiano, como soldado de las Naciones Unidas. Ha sido una experiencia maravillosa el poder vivir el espíritu de servicio hacia nuestros hermanos Haitianos. Darme cuenta de como somos bendecidos en mi país de origen (Chile), y de como podemos compartir estas maravillosas buenas nuevas del evangelio restaurado.

Por qué soy mormón(a)

Porque ya es un modo de vida, que me asegura una vida feliz con mi familia por este tiempo y toda la eternidad. El ser mormón me ha ampliado mi visión en cuanto al amor por el prójimo, que no es tan solo mi familia sino mis vecinos, amigos y desconocidos. El tener el evangelio en mi vida y esforzarme por vivir lo que se me enseña, me da la seguridad de que como esposo y padre estoy en la dirección correcta donde debo llevar a mi familia. Recuerdo el desafío que se me dio por parte de las misioneras, para saber si el Libro de Mormón es verdadero. Estando en campaña y después de un día de ejercicios y maniobras militares, me encontraba en mi carpa o tienda, con un cielo estrellado como solo se ve en el sur de Chile. Me arrodille he hice una oración para saber si todo lo que decía el libro era verdad. Y así fue como un suave sentimiento inundo mi pecho el cual dijo a mi mente "SI, ES VERDAD". Con lagrimas en mis ojos di gracias por esa maravillosa revelación. El saber que la iglesia es verdadera me infunde paz y tranquilidad, que no importan las pruebas. Que si sigo los consejos de los profetas tengo el éxito asegurado, para mi y mi familia.

Historias personales

¿Podría explicar la función que desempeña la oración en su vida?

La oración para nuestra familia es como desayunar. No podemos iniciar el día si no hemos probado alimento. Tendremos menos fuerza en nuestras labores, no tendremos la concentración necesaria. Es igual con la oración. Además en momentos de apremios la oración es el único medio de pedir ayuda o dirección al Padre. A comienzos de año y yo estando en Haití. En nuestra comunidad comenzó un incendio, que con el pasar de los minutos fue creciendo y quemando muchos hogares. Las llamas estaban prontas a incendiar nuestro edificio, mi amada esposa y mis pequeñitos se arrodillaron con mucho fervor pidiendo en oración ayuda y dirección para poder escapar ´de ese verdadero infierno. Al término de la oración mi esposa siente la fuerte inspiración y humedece toallas, con las cuales cubre a los niños y ella. Atravesando literalmente en medio de las llamas, Si no se hubiesen arrodillado a orar, otra sería la historia. Testifico que la oración es el medio directo que tenemos para hablar con Dios y recibir consuelo, dirección o sentir su amor.

La manera en que vivo mi fe

Aunque he estado lejos de mi familia he podido sentir su amor a través de sus oraciones y el compartir sus experiencias en la capilla de cada domingo a través de correos electrónicos, hasta realizar nuestras oraciones familiares en tiempo real a través de internet. He corroborado que la tecnología es una herramienta maravillosa que nos ha dado el Padre, si se usa adecuadamente.