mormon.org Global
Sebastien: padre de familia, Mormón.

Hola soy Sebastien

Acerca de mí

Tengo una hermosa esposa que amo más que nunca y soy el padre de cuatro hijos maravillosos. Viajo una y hora y media por la mañana y por la noche, para trabajar en el centro de Montreal y proveer para mi familia que tanto amo. Estoy de regreso a la escuela para estudiar programación. Tengo un perro bonito que es raro, pero simpático. Me encanta compartir momentos con mi familia, hacer camping, hacer un jardín, patinar, ir al cine, salir con mi esposa, y en especial ir al templo con ella. Participé en la construcción de mi propia casa. Hablo francés, inglés y español. He vivido en Francia, Alberta (Canadá) y Panamá. Me encanta las diferentes culturas y sus ricas comidas!

Por qué soy mormón(a)

Soy mormón, o más bien "Santo de los últimos días", porque sé que no es una coincidencia que estamos aquí en la Tierra. Vivíamos como espíritus, hijos de Dios antes de venir aquí y aceptamos con gusto el plan que nuestro Padre Celestial nos preparó. Sabíamos que nuestra vida en la tierra sería un tiempo de prueba, pero también una gran oportunidad para crecer y aprender por nosotros mismos a seguir los mandamientos de Dios. El punto central del plan de Dios, o "plan de salvación" es Jesucristo y Su expiación, sin él no tendríamos la esperanza de vencer el pecado y volver a vivir con nuestro Padre Celestial. Tengo un testimonio firme, sé de lo más profundo de mí ser que el plan de la salvación es verdad. Tenemos este conocimiento extraordinario gracias a las Escrituras (la Biblia, el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y La Perla de Gran Precio) que Dios reveló a los profetas del pasado y del presente. Por medio del profeta José Smith, Dios restauró la Iglesia de Jesucristo y todas las verdades esenciales para la salvación que se habían perdido por siglos. La familia es el centro del plan de salvación y el poder de Dios que es el sacerdocio nos permite ser unidos y juntos para siempre. Todos tenemos una naturaleza divina, el potencial divino que espera sólo que lo desarrollemos siguiendo el ejemplo de Jesucristo y obedeciendo los mandamientos de Dios. Sé que es sólo a través de nuestro Salvador Jesucristo que podemos vivir la felicidad verdadera, tener la esperanza de un mundo mejor y ser feliz con nuestra familia para la eternidad. Este conocimiento me hace querer ser una mejor persona, un mejor padre y esposo. Sé que Jesucristo vive, puedo hacer cualquier cosa con Él, interceda por mí ante el Padre, y por él Dios escucha mis oraciones y las contesta en el momento oportuno.

La manera en que vivo mi fe

Cada semana, mi esposa y yo tomamos el tiempo de pasar un rato con nuestros hijos, para hablar sobre temas que fortalecen nuestros lazos de amor, nuestra fe, nuestro deseo de mejorar y servir. Este momento especial, lo llamemos a noche de hogar y es un excelente programa que la Iglesia estableció hace mucho tiempo, gracias a un profeta inspirado. Es una gran bendición y privilegio de tener el sacerdocio y poder usarlo para bendecir a los enfermos, sobre todo en mi propio hogar, puedo también dar bendiciones de consuelo, o para las ocasiones especiales, como el nuevo año escolar de los niños. Cuando tengo la oportunidad, me gusta participar en "Manos Mormonas que ayudan" y prestar servicio a la comunidad. La limpieza de las víctimas de la inundación del río Richelieu fue una experiencia muy bonita. Mi mayor oportunidad de servir todavía está en mi hogar con mi esposa y nuestros hijos.