mormon.org Global
Lindsay Sorensen: Mormón.

Hola soy Lindsay Sorensen

Acerca de mí

Mi papá estaba en la fuerza aérea así que nos mudamos muchas veces. He vivido en Utah, Tennessee, Wyoming, Texas, Arizona, Chile, y Hawaii. A mi me encanta los deportes y los que a mí me gusta más son fútbol, basquetbol y voleibol. En la actualidad, estoy sirviendo en una misión para La Iglesia de JesuCristo de Los Santos de Los Ultimos Dias en Mendoza, Argentina y me encanta la obra misional. Hice un año de estudios antes de la mision y estaba estudiando pisicología. Yo quiero ser médica un día. Me encanta nadar y estar en la playa.

Por qué soy mormón(a)

Yo me bautice cuando tenía 8 años y crecí aprendiendo los principios del evangelio pero la razón porque sigo siendo activa en la iglesia es porque yo sé que esta iglesia es la iglesia verdadera. Cuando tenía 18 años tenía que decidir por mi misma cual era la iglesia verdadera. Yo leí el Libro de Mormón y me arrodillé y pregunté a Nuestro Padre Celestial si el Libro de Mormón era verdadero y sentí el Espíritu Santo muy fuerte en ese momento. Sabia que la misma iglesia que Jesucristo estableció cuando estaba en la tierra fue restaurada por medio del profeta Jose Smith. Yo sé que el Libro de Mormón es verdadero y que si guardamos los mandamientos podemos regresar a vivir con Nuestro Padre Celestial otra vez. Yo sé que por medio del evangelio las familias pueden ser eternas. Yo estoy tan agradecida de tener el conocimiento que tengo y de ser mormona.

La manera en que vivo mi fe

Yo trato de ser cada día más como Jesucristo. Ahora estoy sirviendo una misión y me encanta la obra misional. La manera en que vivo mi fe es por medio de hacer las cosas que Dios quiere que haga. Él nos pidío que guardáramos sus mandamientos y no solo eso, sino ser más como nuestro hermano mayor, Jesucristo. La fe realmente nos lleva a la acción y yo actuo con la fe que tengo. Todavía hay espacio para mejorar pero tengo un testimonio muy fuerte de que la fe nos lleva a la acción. Me lleva a ir a la iglesia, leer las escrituras, orar, y ser lo mejor posible. No hay otro camino y me encanta vivir de acuerdo con las enseñanzas de Jesucristo.