mormon.org Global
Kim: California, Ventura, Vermont, Misionero, Mormón.

Hola soy Kim

Acerca de mí

Soy de Vermont, y soy hija de buenos padres. Tengo cuatro hermanos y una hermana. Amo a mi familia, porque me apoyan mucho especialmente cuando soy misionera. Seré misionera en la gran misión California Ventura hasta el diciembre. Me encantan la música, los animales, y los deportes de todo tipo. Me gusta pasar tiempo con mis amigos, y mi familia, pero especialmente me gusta estudiar el Libro de Mormón. Disfruto la nieve, y los estaciones de Vermont, porque hay muchas cosas que podemos hacer, y cuando no te gusta el tiempo, espera cinco minutos. También me gusta pasar tiempo en la naturaleza. Sé que todas las cosas son creadas por Jesucristo, y todos los días tengo la oportunidad a disfrutarlas.

Por qué soy mormón(a)

He sido parte de esta iglesia desde mi nacimiento, pero había un tiempo cuando necesitaba decidir por mí misma si todavía quería ser parte de esta iglesia. Hice muchas preguntas y estudié mucho. Fui a la iglesia muchas veces y leí las escrituras, La Biblia y también el Libro de Mormón. Un tiempo vino cuando necesitaba preguntar, a Dios, si estas cosas no eran verdaderas, y es lo que hice. Puedo testificar que Dios contesta preguntas de todas las personas si pedimos con verdadera intención, un corazón sincero, y con fe en Cristo, porque recibí yo una respuesta. La respuesta era que esta iglesia, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, es LA iglesia de Jesucristo y la única iglesia que contiene la plenitud del evangelio de Jesucristo.

La manera en que vivo mi fe

He visto buenos ejemplos de mis padres y la manera que viven su fe. Ahora soy misionera en California. Como misionera tengo la oportunidad a compartir este evangelio con todas las personas. Tengo un testimonio muy fuerte de estas cosas y quiero compartirlo con todos. También, como misionera, puedo servir a otros. He visto muchas bendiciones de estar en esta iglesia, pero también he tenido muchos desafíos. Soy humana, todavía, y hago errores, y estoy lejos de ser perfecta, pero sé que con la ayuda de Jesucristo y Su expiación puedo vencer mis errores y llegar a ser como Él. Antes de mi misión, serví en otras maneras. Ayudé con los niños con la música durante los servicios en los domingos, y ensené clases de la escuela dominical.