mormon.org Global
Estefania: Familia, Testimonio, Estudiante, Conversa, Mormón.

Hola soy Estefania

Acerca de mí

Soy Estefania. Soy conversa, misionera retornada, estudiante. Soy alegre, me gusta estar llena de gratitud siempre porque me hace ver las cosas con una perspectiva diferente y eso me mantiene feliz. Me gusta escuchar música, me encanta bailar, leer, hacer cosas sencillas y siempre diferentes, y amo estar con mi familia.Me gusta aprender cosas diferentes siempre. Creo soy una joven muy ocupada pero trato de mantener un equilibrio en todo lo que hago. Juego Frontón con mi papá, me agrada el ballet clásico. Tengo problemas de salud; una ligera desviación en la columna y tengo que hacer ejercicios especiales para que no empeore mi situación. Me interesa estar en constante aprendizaje. Me encanta la medicina, psicología. Me gusta saber los puntos de opinión de otras personas, así que me gusta relacionarme con la Gente. Visito con frecuencia un asilo porque me gusta platicar con las personas de la 3ra edad; además que me relaja y prestar servicio me mantiene pensando en los demás y no en mi misma.

Por qué soy mormón(a)

Durante 9 años crecí en un colegio católico y debo decir que aprendí cosas buenas. Tengo buenos Padres y me enseñaron cosas buenas. Siempre creí que existía un Dios. Hubo un momento en mi vida en el que me empece a cuestionar muchas cosas. El conocimiento que tenia no era suficiente para satisfacer mis inquietudes. Un día a la edad de 13 años aprox. mientras pasábamos por una iglesia católica le pregunte a mi Madre; -¿Por qué hay tantas iglesias?, que no se supone que hay sólo un Dios. Ella respondió: No importa a que iglesia asistan todas se dirigen al mismo Dios. En ese momento pensé en las contiendas que había entre las iglesias, y no me quede conforme con la respuesta de mi Madre. Paso el Tiempo y a la edad de 17 años, un domingo decidí asistir a un servicio de la Iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días; 3 semanas después de estar asistiendo me presentaron a las misioneras; yo asistía a la capilla a recibir los mensajes que ellas tenían preparados para mi, desde la primera ocasión me desafiaron al bautismo y mi respuesta fue que si yo sabia que era verdad yo me bautizaría, el tiempo pasaba y me sentía bien; ellas seguían desafiándome al bautismo y llego un momento en el que me sentí presionada y un poco molesta, recuerdo que esa ocasión llegue con mi Hno y le conté que me sentía presionada y que yo no pensaba bautizarme si yo no tenia un testimonio de que era verdad, a lo que mi Hno. me respondió que debía esforzarme por tener uno. Pasando 2 meses aproximadamente una de las Hnas me pregunto si yo ya había orado y preguntado a Dios si la iglesia era verdadera; mi respuesta fue negativa y ella me sugirió que lo hiciera .Un día encontrándome sola en mi habitación me arrodille a orar y preguntar si la Iglesia era verdadera, si José Smith era un profeta, si el Libro de mormón era verdadero y en especial si yo debía bautizarme. Mi respuesta no fue inmediata, pero en cuanto lo supe no vacilé y me bautice.

La manera en que vivo mi fe

Procuro hacer lo que aprendo de los libros canónicos, cuando se vive el aprendizaje se queda marcado y es más fácil hacer las cosas. Asisto cada domingo a la Iglesia, asisto a clases de instituto. Participo en las actividades de la iglesia. Trato de ser un ejemplo para las personas y en especial para la juventud. Los llamamiento que he tenido en la Iglesia han sido una Bendición para mi vida porque trato de aprender y disfrutar cada llamamiento; he sido misionera de barrio, maestra, secretaria, y misionera de tiempo completo. Cuando actuamos nuestra confianza en Dios crece y nuestra Fe se fortalece. Siempre hay oposición y es necesaria pero sólo se aprende cuando decidimos volver al Señor con humildad y aceptamos lo que venga.