mormon.org Global
Annel: Perseverancia, Guía del Espíritu, Preparación, Convenios, Obediencia, Estudio, Mormón.

Hola soy Annel

Acerca de mí

Me dedico a la consultoría y administración de proyectos, estudié la lic. en Contaduría y Finanzas y la maestría en Administración de Empresas, he tenido la bendición de realizar estudios en el extranjero por lo que he conocido a personas de otras culturas y países. También he podido convivir con miembros de la Iglesia de otros países y es hermoso sentir su amor y saber que compartimos las mismas creencias, es como estar en familia en cualquier lugar del mundo a donde vayas y convives con los miembros. Considero que el progreso individual depende de nuestro grado de fidelidad y obediencia, aunque todos conocemos el mismo Evangelio, no todos ponemos el mismo empeño en nuestro progreso, evaluemos el tipo de vida que vivimos y tedremos una idea del grado de gloria en el que nos encontramos.

Por qué soy mormón(a)

Tengo un testimonio firme de que la Iglesia de Jesucristo ha sido restaurada a través del profeta José Smith, aunque no estuve presente cuando él vió a Nuestro Padre Celestial y a Jesucristo, tengo la certeza de que así fue. He leído el libro de Mormón y he seguido el consejo de Moroni de preguntar a Nuestro Padre Celestial sobre su veracidad y he recibido la respuesta que me ha testificado al Espíritu que es verdad. Al vivir el Evangelio me siento agradecida por ese gran tesoro, recibo grandes bendiciones, las ventanas de los cielos realmente se abren cuando cumplimos con los mandamientos, esa felicidad no se encuentra en ningún otro lugar, por eso soy miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días y me esfuerzo por vivir el Evangelio día con día.

Historias personales

¿Cómo le ha ayudado el Espíritu Santo?

El don del Espíritu Santo es un regalo que nos hace Nuestro Padre Celestial después de bautizarnos, aunque todas las personas pueden recibir la luz de Cristo, no todas pueden tener la compañía constante del Espíritu Santo, Él es un Dios, así como Nuestro Padre Celestial y Jesucristo. Únicamente después de ser bautizados podemos recibir ese regalo siempre y cuando nos mantengamos dignos de ellos. El Espíritu nos guiará en cada cosa que realicemos, nos hablará a nuestra mente y al corazón para indicarnos qué es lo que debemos hacer, puede advertirnos de peligros, puede ayudarnos a tomar decisiones, darnos guía para desempeñar nuestras responsabilidades en todas las actividades que realicemos.

La manera en que vivo mi fe

Trato de esforzarme por ser un buen ejemplo para mis compañeros de trabajo, vivir de acuerdo a los principios del Evangelio a pesar de que en el trabajo no tenga a ningun colega miembro de la Iglesia. En la Iglesia, desempeño mi llamamiento de maestra de Escuela Dominical con mucho amor, me encanta este llamamiento porque aprendo muchas cosas, trato de leer cada año varios libros o manuales de la Iglesia, así como otro tipo de lectura que me permita crecer tanto temporal como espiritualmente.