mormon.org Global
Maria Fernanda Resendiz Olivas: teatro, arte, mormon, fernanda, escrituras, testimonio, Mormón.

Hola soy Maria Fernanda Resendiz Olivas

Acerca de mí

Me encanta todo lo que tenga que ver con las artes. Disfruto mucho el canto, el baile y el teatro desde temprana edad. Tengo 19 años. En estos momentos me preparo para servir al Señor en la Misión Argentina Salta. Mi fecha de salida es el 15 de Agosto. Amo solo pensar poder compartir con los hijos de Dios en esa parte del mundo, el Evangelio Restaurado de Nuestro Señor Jesucristo.

Por qué soy mormón(a)

Soy mormona porque creo firmemente en que la veracidad de todo lo que se enseña. Se que Dios vive y que nos ama, que Jose Smith en verdad fue un profeta de Dios y que no habría manera de que esta Iglesia hubiera salido a la luz por medio de un simple hombre. La Divinidad de Dios y Su Hijo Jesucristo estuvieron presentes cada paso mientras la Iglesia se restauraba a la misma forma en la que Jesucristo la estableció en el viejo mundo. El Espíritu Santo da testimonio de el Libro de Mormón, en el cual están verdades tan preciosas que habían sido perdidas. Así como la Santa Biblia es el relato de antes, durante y después de la venida de Nuestro Señor Jesucristo, el Libro de Mormón contiende los relatos reales y experiencias de las personas que vivían en América al tiempo de su venida. Creo en Dios con todo mi corazón, alma, mente y fuerza. Y le daré mi todo porque el me ha dado todo de sí.

La manera en que vivo mi fe

Soy presidenta de la organización de Mujeres Jóvenes de mi barrio, que consta de la chicas de 12 a 18 en mi área. Si bien cuando yo fui participe como Mujer Joven, el poder compartir con ellas lo magnífico que ha sido el Evangelio en mi vida es fascinante. Amo cada minuto de ello. Dos de las jovencitas que han estado asistiendo últimamente a la Iglesia han sentido muy fuertemente el deseo de bautizarse y lo han hecho saber. El aclarar sus dudas sobre el Evangelio y el significado de las escrituras me da testimonio de su verdadero deseo de aprender del Señor y seguir su ejemplo de entrar por las aguas del bautismo.