mormon.org Global
LidAli Madrigal: México, Distrito Federal, mujeres jovenes, Reynosa, historia familiar, converso, Mormón.

Hola soy LidAli Madrigal

Acerca de mí

Nací en la ciudad de México. Desde de pequeña me han interesado los idiomas, la literatura y el dibujo. Me encanta trabajar con niños y adolescentes al ayudarles a modelar sus sueños y descubrir sus talentos.

Por qué soy mormón(a)

Desde pequeña se me habia enseñado de Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo, y aprendí sobre ellos, pero algo a menudo me decía que había más; que el amor de Dios, Nuestro Padre, era (y es) infinito, y que el tenía un plan para cada uno de sus hijos, entre ellos mi familia y yo. Cuando tenía 15 años decidí ser miembro de la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, por que sabía en mi corazon que esa era la manera en la que yo podia iniciar una nueva vida. Yo se que así fue. Sé que mi Padre Celestial me ama, que el envió a su hijo Jesucristo para que todos seamos salvos. Sé que por medio de la expiación de Él, nuestros pecados serán perdonados siempre y cuando estemos dispuestos a vivir Sus mandamientos. Sé que el libro de Mormón es verdadero y que José Smith fue un profeta de Dios. Sé que en la actalidad también tenemos un profeta y es Thomas S. Monson. Creo en el poder del Sacerdocio y sé que es real. Sé que las familias son eternas y todo esto llena mi alma de gozo.

La manera en que vivo mi fe

El poder brindar servicio a quien lo necesita es una de las cosas que mas disfruto. En la iglesia colaboro con las jovenes de 12 a 18 años para que ellas puedan desarrollar atributos cristianos como la fe, la caridad, la virtud...también les apoyo a descubrir sus talentos para que los puedan emplear en favor de alguien que los requiera. Me gusta poder armar mi historia familiar y descubrir nuevos (viejos) integrantes de mi familia y sentor el gozo de poder compartir las experiencias que ellos tuvieron. El tener un espacio en el que pueda reunirme con jóvenes de mi edad y poder hablar del evangelio, estudiar las escrituras y vivir los principios que ellas encierran, mientras nos apoyamos mutuamente.