mormon.org Global
Allison: deportes, misionera retornada, tía, maestra, alumna, aventura, Mormón.

Hola soy Allison

Acerca de mí

He sido muy bendecida con una a familia maravillosa. Soy la menor de cuatro hijas en mi familia. Nuestro hogar siempre estaba ocupadísima. Siempre corríamos a los torneos de fútbol, las practicas para las porristas, las lecciones de piano, los partidos de beísbol, las juntas de la natación, de todo lo que sea. Nos metíamos en todo. Me encanta estar ocupada y me gusta moverme. Soy maestra de educación física, llena de una gratitud inmensa por un cuerpo creado por un amoroso Padre Celestial. Soy alumna de la escuela licenciada con el sueño de ayudar a los que estén aprendiendo inglés como un segundo idioma y ayudar a las familias que estén acostumbrándose a la nueva vida en los estados unidos.

Por qué soy mormón(a)

¿Una vez, se ha preguntado por qué está aquí? Yo, sí. El mundo me dice que mi propósito es una cosa, pero siempre había sentido que había algo más. Gracias a mi Salvador, Jesucristo, conocí el evangelio restaurado de Cristo. El evangelio me proveyó con las respuestas a las preguntas más profundas de mi alma. Soy Mormona porque ahora entiendo de donde vine, por qué estoy aquí en la tierra, y para dónde voy después de esta vida. He aprendido que tengo un Padre Celestial que me conoce, que me ama, y que contesta mis oraciones. Llegué a conocer a mi hermano mayor, Jesucristo. Sé que si escojo a seguir su ejemplo, Dios me perdonará mi pasado y puedo comenzar de nuevo. Creo en Cristo y lo quiero seguir. Por eso, soy Mormona. Mi propósito en la vida es más claro ahora y tengo metas eternas. Me esfuerzo para que pueda volver a vivir con mi Padre Celestial y mi familia para siempre. Soy Mormona y lo amo. Ha bendecido a mi, a mi familia, y me seguirá bendiciendo cuando tenga mi familia en el futuro.

Historias personales

¿Por qué los mormones van a una misión?

Tuve el gran privilegio de servir a mi Señor y Salvador, Jesucristo por 18 mese como su misionera. Lo representé en la misión de California-Sacramento entre los hispanohablantes. Tomé la decisión de ir a una misión porque la portavoz de Dios aquí en la tierra, el profeta, Tomás S. Monson nos invita a todos los quienes seans dignos y dispuestos a que alejen las responsabilidades mundiales, y que vayan a una misión. Los mormones van a una misión porque Cristo dijo a sus discípulos --Apacienta mis ovejas-- (Juan 21:17). Yo fui a una misión porque he sido tan bendecida en mi vida. Conozco el evangelio restaurado de Jesucristo. Sé quién soy. Recibí las respuestas a mis preguntas y quería que todo el mundo supiera la verdad. Deseaba compartir la perla de gran precio con todos mis hermanos que anduviera sin ella. Cristo dice --porque todavía hay muchos en la tierra, entre todas las sectas, partidos y denominaciones, que son cegados por la sutil astucia de los hombres que acechan para engañar, y no llegan a la verdad sólo porque no saben dónde hallarla-- (Doctrina y convenios 123:12).

La manera en que vivo mi fe

Diario hay billones de oraciones que nuestro Padre Celestial oye. Diario hay billones de sus hijos rogándole ayuda. Diario Dios nos ocupa para contestar estas oraciones. La manera en que vivo mi fe es simplemente tratar de estar donde el Señor quiere que yo esté. Como misionera de la Iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días, aprendí que el Señor otorga a la gente dispuesta en los lugares precisos en los momentos oportunos para poder servir y ayudarles a sus hijos. Ahora, como hija, hermana, amiga, tía, miembro misionera, maestra, vecina, y deportista, sé que si mantengo el corazón abierto y tengo un deseo sincero, el Señor nos manda sus ojos para ver y permite que seamos sus manos.