mormon.org Global
Bradley Thorne: Misionero, Anaheim, Georgia, Facebook, Bradley, Chistoso, Mormón.

Hola soy Bradley Thorne

Acerca de mí

Yo nací en el estado de Georgia (EE UU), pero crecí en Tennessee. Cuando éra más joven, fui una persona que no estaba seguro de nada; no sabía lo que quería. Es por eso que siempre he sido una persona más relajada. Cuando estaba en el High School, me dí cuenta que pronto iba a tener que hacer unas decisiones bien importantes. Por ejemplo, cuando crecí, ¿cómo iba a apoyar a mi familia futura? ¿Todavía sería activo en la iglesia? ¿Y que tal una misión, o el matrimonio? Empecé a reconocer que ya no había mucho tiempo para hacer estas decisiones importantísimos. Por medio del estudio de las escrituras y la oración diaria, empecé a encontrar el camino a seguir. Estaba en la universidad de Brigham Young en Idaho cuando nuestro profeta actual, Thomas S. Monson, anunció que la edad requerida para servir en una misión fue cambiada hasta las 18 años para todos los jovencitos. Sabía que tenía que ir en la misión de inmediato. Esa decisión éra bastante fácil para mi, gracias a que mis padres y hermano mayor siempre fueron ejemplos para mi. Hoy en día, estoy a punto de terminar mi misión de tiempo completo, y estoy muy agradecido por la guía de mi amoroso Padre Celestial. Para mi, el conocimiento mas precioso que tengo es que hay algo más después de esta vida mortal, que tengo un padre en los cielos que me ama, y que mi éxito en esta vida le importa a Él lo suficiente para enviar a su hijo amado aquí a la tierra para pagar el precio de los pecados.

Por qué soy mormón(a)

Fui con mis padres a la capilla cada semana desde mi niñez, porque mis padres ya fueron miembros de la iglesia y me hicieron ir. Cuando tenía 8 años, tuve la oportunidad de bautizarme. Sabía que éra algo que quería hacer, y estoy agradecido que eligé hacerlo. Sin embargo, duraba mucho tiempo más hasta que tuve mi propio testimonio de la iglesia. Ese testimonio se base en el Libro de Mormón: Otro Testamento de Jesúcristo. La oración me ha ayudado a comunicar con mi Padre Celestial, y Él me ha dado respuestas inumerables de la veracidad del evangelio. Siempre trato de arrepentirme y de ser una persona mejor. Yo quiero compartir ese testimonio porque ahora veo tán claramente que siempre había una luz que me guiaba. Esa luz me ayudó a hacer decisiones correctas y acercarme más a Cristo. Ahora, puedo decir que soy convertido al evangelio de Jesucristo! La disposición flojo que tengo se convertió en una de ambición cuando aprendí que tenemos que ser lo más perfecto que nos sea posible para alcanzar nuestra potencial completa (o sea, vivir con nuestro Padre Celestial otra vez, y ya después, a llegar a ser como Él es). Aún, la vida es difícil para mi. Desafios vienen, y cosas duras pasen. No puedo imaginar como sería mi vida sin ese conocimiento de donde vine y lo que debo hacer aquí. Yo sé que sí soy digno, viviré con mi Padre Celestial y con mi familia para siempre.

La manera en que vivo mi fe

Siempre se me ha hecho muy importante vivir de acuerdo con mis creencias. Por ejemplo, se me enseño que cuando cumplía 19 años, debía de servir al Señor en una misión. La obra misional es clave en el Evangelio de Jesucristo. ¡Sabemos que nuestro mensaje es verdad, y crucial para la salvación de todos los hijos de Dios! El ser misionero es una manera de mostrar nuestro amor hacía Dios y a los demás; y los hombres que poseen el sacerdocio, o la autoridad para enseñar, tienen el deber de servir una misión si puedan. Hoy en día yo soy misionero, y tengo oportunidades todos los días de servir a los demás y vivir mi fe. Aparte de ser misionero, sé que es importante ser un ejemplo para mis amigos que no son miembros, y para mi familia también. Como misionero de la Iglesia de Jesucristo en Anaheim, California (EE UU), yo soy comisionado por Jesucristo a enseñar la verdad. Si tiene interés en aprender más del evangelio restaurado de Jesucristo, me puede hablar por Facebook. Invito a todos que no sean miembros de esta verdadera iglesia a aprender más y aplicar las enseñanzas del Salvador.