mormon.org Global
Pedro: pingpong, evangelio, jovenes, musica, testimonio, conversion, Mormón.

Hola soy Pedro

Acerca de mí

Me gusta jugar al ping-pong (tenis de mesa), me gusta tocar el piano, bailar (aunque no soy un bailarín de primera categoría)... Soy una persona con buen sentido del humor, que quiere vivir la vida de la mejor manera. Me gusta la música de todo tipo, me gusta que la gente converse conmigo.

Por qué soy mormón(a)

De temprano iba a la Iglesia con mi abuela, que se bautizó varios años de que yo me bautizara. Participé en la organización de Primaria como si fuera miembro toda la vida. Yo me bauticé en el invierno del 2000, junio 3 y me confirmaron el dia 4 ! ! Me bauticé porque Cristo me lo pedía y además sentí el Espíritu en las charlas que teníamos con los misioneros que me enseñaron el Evangelio, Elder Lucas y Elder Jara quienes hoy en día son un ejemplo de vida. Recuerdo la paciencia que tenían en explicar bien sencillamente para que yo puediera aprender... Mi abuela me codeaba varias veces para que pudiera poner atención en la lección ya que me distraía a menudo, pero al empezar a sentir el Espíritu empecé a poner más atención. En el momento de bautizarme yo no tenía un testimonio de que este Evangelio era verdadero, pero lo hice porque sentí que tenía que tomar ese paso de seguir a Jesucristo y me dejé guiar por mis sentimientos. Mas adelante en mi adolescencia tuve muchas experiencias espirituales que confirmaban los principios que se nos repetían en nuestras reuniones. A los 16 años, un día leyendo el Libro de Mormón seriamente empecé a concentrarme más en el y a tomarme el tiempo necesario para leer dos capitulos diarios o mas. Durante todo ese tiempo de lectura, llegué a 3 Nefi 11 donde Jesucristo resucitado se le aparece a los nefitas y se me vino una impresión tan clara y emotiva de que lo que estaba leyendo de verdad era la palabra de Dios, me sentí sumamente feliz de haber obtenido mi propio testimonio del Libro de Mormón y también de lo que resta, de que José Smith fué el Profeta que Dios escogió para restaurar Su Evangelio y que tiene la autoridad para administrar sus ordenanzas. Y así como tantas otras experiencias espirituales y milagros que yo mismo presencié que me esforcé por vivir para probar las bendiciones del Dios amoroso y de Su Hijo Jesucristo.

La manera en que vivo mi fe

La manera en que vivo lo que sé es sobretodo en que uno esté consciente de lo que hace, me esfuerzo por leer las escrituras todos los días y dejar un tiempo para orar con más sinceridad. Sirvo en la Iglesia en ayuda a los jóvenes con ánimo !