mormon.org Global
Pamela  ;): estudiante, misionera, diversión, mujer joven, musica, oración, Mormón.

Hola soy Pamela ;)

Acerca de mí

Soy una joven adicta a leer el libro de mormón; me encanta viajar, salir a conocer nuevos lugares y personas, me gusta muchísimo cantar y bailar, me gusta hacer reír a las personas y comer mucho helado, estudié en el Benemérito (una preparatoria GENIAL!). Me gusta mucho mi universidad (materia favorita... INGLÉS!!!) y convivir con las personas, escucharlas y pasar momentos agradables con cada una de ellas, esos momentos que se atesoran en la mente y en el corazón y cuando los recuerdas te animan mucho. Amo a mi familia, mis papás, mis abuelos y mis hermanos, AMO estar en la iglesia y saber que soy una hija especial de Dios.

Por qué soy mormón(a)

Nací dentro del evangelio (o dentro de la iglesia) o sea desde que recuerdo he sido SUD (santo de los últimos días) o mormona, pero iba porque mis padres iban, es decir a veces uno va o hace ciertas cosas por tradición o costumbre, porque sus papás así se lo enseñaron; pero llegó un momento en mi vida en la que tuve que saber si estaba dentro del lugar correcto, porque hay muchas ideas a nuestro alrededor que nos influyen pero saber cuál de ellas es la mejor y la verdadera era mi propósito. Leía el libro de mormón, iba a la iglesia y aprendía más pero no fue sino hasta que me arrodillé y pregunté a Dios, orando con sinceridad y con ganas de saber y hacer su voluntad, pregunté si la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días era la iglesia correcta, sentí algo inexplicable, una paz y una tranquilidad como nunca antes. Después de eso he seguido haciendo oraciones para confirmar aquel sentimiento y al leer el libro de mormón pude sentir en mi corazón y NO SOLO EN MI MENTE, que las cosas que están ahí escritas son verdaderas. Ahora a mis 21 años, sé sin duda cual es el lugar correcto, lo que Dios y Jesucristo desean de mí y su plan de felicidad. Aunque a veces no soy una excelente hija (porque como seres humanos cometemos errores) sé que Nuestro Padre Celestial y Jesucristo nos pueden perdonar, que escuchan y contestan cada oración y están dispuestos a darnos abundantemente si pedimos con fe y que jamás estamos solos, siempre hay alguien que nos cuida y protege y se preocupa por nosotros sin importar día, hora o circunstancia.

Historias personales

¿De qué maneras su conocimiento del Plan de Felicidad ha bendecido o cambiado su vida?

Recuerdo una vez en la que me sentía muy mal porque un sobrino muy pequeño había fallecido, aunque mis abuelos y mi mamá me decían que él estaba bien, en un lugar mejor, yo no me sentía muy tranquila. Oré a Dios para pedir consuelo y paz, sentí como si alguien me abrazara y me sentí mucho mejor, después abrí el Libro de Mormón y leí lo que un hombre llamado Alma dijo (en Alma 11:42-45 pág. 282) sobre la muerte, explica un poco a cerca del plan de Felicidad o de salvación, en el que sabemos que la muerte no es mas que solo un proceso de la vida, para poder llegar a ser como Dios, tener lo que Dios tiene y estar con él, a lo que se llama la vida eterna, así que la muerte tiene remedio gracias a Jesucristo, si morimos algún día nuestro cuerpo resucitará (volverá a la vida) y veremos a nuestros familiares, podemos llegar a ser familias eternas, es decir ni la muerte nos separará, sino que será un paso más para estar juntos por siempre. Comprendí que mi sobrino realmente esta bien, esta al lado de Dios y descansa y sé que lo volveré a ver algún día y estar con él por siempre.

La manera en que vivo mi fe

Me gusta mucho trabajar dentro de la iglesia, he organizado actividades como cenas navideñas, bailables, coros y bailes, es bien padre ver como los miembros y las personas al rededor podemos disfrutar de una bonita actividad, sana y edificante (o sea sin alcohol, música degradante ni bailes inapropiados). Además he tenido la oportunidad de ser maestra de jóvenes de 12-17 años y de los niños de 4-11 años, es hermoso poder participar junto con ellos en sus clases y saber cómo viven ellos el evangelio, como se esfuerzan por ser seguidores de Cristo y sin importar su edad ellos tienen una conexión directa con el cielo (por medio de la oración y leer las escrituras) a través de la cual pueden sentir el amor que Dios y Jesucristo tienen por cada uno. Me gusta mucho aprender de ellos y poder compartir un poco de lo que sé y he vivido. El hacer esto fortalece mi testimonio y me hace sentir que Dios nos ama y cuida a cada momento de nuestra vida.