mormon.org Global
Yoly Malpartida: estudiante, joven, errores, Mormón.

Hola soy Yoly Malpartida

Acerca de mí

Soy joven pero la hija mayor. Mis pasatiempos son variados me gustan los deportes de todo tipo, me gusta la música es una de mis pasiones en la vida, me gusta escribir ya que con las palabras no soy muy buena. Estudio Negocios Internacionales en la Universidad y también idiomas en mi ratos libres.

Por qué soy mormón(a)

Mi padre conoció la iglesia a los 14 años y mi madre a los 21 cuando lo conoció. He asistido a la iglesia desde siempre. Muchos dirán que vivo con el testimonio de ellos pero no es así. He comprobado por mí misma, por mis errores, por mis equivocaciones porque no somos perfectos y de ellos aprendemos; que mi Padre Celestial me ama tanto que mandó a su hijo Unigénito a dar su vida por mis pecados y poder permitirme volver a verlo. Siento el espíritu a mi lado más fuerte que ninguna otra cosa en el mundo; sé que esta vida no es fácil pero sé que si cumplo con sus mandamientos y le soy fiel hasta el final de mis días, volveré a su lado. Las bendiciones que se reciben por mantenerse firmes en el evangelio son muchísimas y una de ellas es la felicidad eterna. Yo soy muy feliz, amo esta iglesia y amo mi vida aunque aveces parezca que el día está gris, yo sé que al final de toda lluvia siempre, siempre llegará el arco iris.

Historias personales

¿Por qué los mormones van a una misión?

Jesucristo vino a este mundo con el fin de darnos una nueva oportunidad de volver a vivir con nuestro Padre. Sin embargo, ¿cómo vamos a volver a vivir con él si aún no lo conocemos? El propósito de los misioneros es invitar a las personas a venir a Cristo, a todas las personas sin excepcion. Sólo se nos pide un pequeño tiempo de nuestras vidas para ayudar a nuestro Padre a traer a sus hijos hacia él.

La manera en que vivo mi fe

En la iglesia, presto servicio como maestra de Mujeres Jóvenes y como maestra de seminarios dirigido también a jóvenes. Sé por mí misma que este evangelio es de acción y no de palabras, cada vez que tengo la oportunidad de hacer algo por mi prójimo lo hago porque así lo enseño Jesucristo y él e smi mayor ejemplo. En mi comunidad, presto servicio desinteresado a obras sociales, recolecto cada cierto tiempo cosas, víveres, etc para donaciones a personas necesitadas. Enseñar a jóvenes, como yo, me ha ayudado a saber cúan maravilloso es mi Padre Celestial por preocuparse tanto por nuestro bienestar y he podido conocer aún más a los jóvenes de mi barrio.