mormon.org Global
Mackarena: universitaria, naturaleza, música, sud, primaria, misión, Mormón.

Hola soy Mackarena

Acerca de mí

Me llamo Mackarena y soy miembro de la Iglesia desde que nací. Mis dos padres sirvieron una honorable misión y ahora me preparo yo para ser una representante del Señor. Soy la segunda hermana de cuatro hijos, amo a mis hermanos y me esfuerzo por ser un ejemplo para ellos. Soy estudiante universitaria. En la universidad he encontrado a hermosas personas a las cuales les he tratado de enseñar del evangelio mediante mi ejemplo. Amo pasar tiempo al aire libre y disfrutar de la naturaleza, como también me deleito de la música.

Por qué soy mormón(a)

Nací dentro de una familia mormona. Por lo tanto crecí escuchando del evangelio. Durante mucho tiempo tuve un testimonio prestado, pero durante mi vida he tenido diferentes experiencias espirituales que han hecho que pueda obtener mi gran y preciado testimonio sobre esta Iglesia. El camino no ha sido fácil, he pasado por diferentes pruebas, que solo pude soportar debido al gran amor que mi salvador siente por mi gracias a su sacrificio expiatorio. La lectura del libro de mormón engrandece mi testimonio día a día, mi testimonio se ve fortalecido al saber que Dios escucha mis oraciones y da respuesta a estas. Soy mormona porque me hace feliz serlo, tengo una vida plena, alejada de las cosas del mundo. Soy mormona porque deseo volver a la presencia de mi Padre Celestial y tener a mi familia por toda la eternidad. Y sé que si soy obediente a los mandamientos del Señor esto será así.

Historias personales

¿Recuerda algún desafío específico en su familia que pudieron superar gracias a los principios del Evangelio?

Mi hermano mayor nació con parálisis cerebral y mis padres en ese momento eran unos jóvenes de 23 y 26 años. Los médicos les diagnosticaron lo peor, mi pequeño hermano moriría a los dos años. Ellos se cuestionaban porque pasaban por esta prueba tan grande si ellos eran tan fieles al Señor. Los años pasaban, y nací yo y mis otros dos hermanos, mi hermano especial aún seguía con vida y mi padre trabajaba de forma muy humilde pero esforzada. Mi mamá no tenía vida social, su vida estaba al cuidado de mi hermano mayor. Muchas veces mi hermano caía grave en el hospital y con mis hermanos menores nos teníamos que cuidar por nuestra propia cuenta. Fueron años muy difíciles, pero a pesar de todo el Señor siempre nos bendijo. A los 19 años de edad, mi hermano especial partió a vivir con Dios. El fue una gran prueba en nuestra vida como familia, pero a pesar de todo pudimos sobrellevarla. El ahora es feliz y su cuerpo es perfecto. No hay nada que nos haga más feliz como familia que eso y además que luego estaremos todos juntos por la eternidad

La manera en que vivo mi fe

Vivo mi fe participando de las reuniones dominicales. Dentro de la Iglesia poseo una asignación especial dentro de la Primaria, amo estar con los niños y ver que son tan puros y sienten tanto amor por Dios. El amor que ellos me entregan a través de sus actos hace que mi testimonio sobre esta Iglesia crezca cada día más. Con mi mamá visitamos a un grupo de hermanas mayores, conversamos y les leemos un mensaje inspirado. Saber que esas hermanas oraron por nuestras visitas es algo realmente especial.