mormon.org Global
Gisele Gimenez: Mormón.

Hola soy Gisele Gimenez

Acerca de mí

Soy estudiante universitaria, pero recientemente deje mi carrera por seguir a mis sentimientos, realmente no me gustaba lo que estudiaba, no era mi vocación y no quería seguir haciendo algo que no me iba a hacer feliz. Entonces decidí buscar mi verdadera vocación y ahora voy a servir una misión de tiempo completo, para predicar el Evangelio restaurado a las personas, para que tengan la oportunidad de tener gozo en esta vida y vida eterna en la venidera. Sé que cuando regrese de mi misión voy a tener la seguridad de lo que quiero estudiar realmente, porque debemos instruirnos academicamente, es algo necesario. Pero ahora voy a dedicarle 18 meses de mi vida al Señor y a hacer lo que me hace feliz...ver felices a otras personas.

Por qué soy mormón(a)

Decidí bautizarme en a Iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos Días porque siempre estuve buscando algo, necesitaba algo en mi vida para tener una dicha plena, pero nunca sabía qué podía ser, hacía todo lo que estaba a mi alcance como pasar tiempo con mi familia, amigos, ayudar en lo que podía a los demás, pero aún sentía que no hallaba lo que estaba buscando, hasta que un día conocí a los misioneros y me enseñaron el Evangelio de Jesucristo y cada vez que me enseñaban algo nuevo sabía que era verdadero porque lo sentía y comenzaba a llenar ese vacío que tenía en mi vida, comenzaba a tener más dicha y más paz.´ Cuando llego el día de mi bautismo tenía la certeza de que estaba haciendo lo correcto, de que esa decisión me iba a llevar a progresar espiritualmente, de que era algo muy bueno porque asi lo sentía y nunca me imaginé que podría llegar a ser tan feliz de ser mormona y siempre voy a recordar ese día porque cada día de mi vida es un día más de conversión, un día más en el que aprendo a ser más como Jesucristo y un día más en el que tengo oportunidades de servir y sentir el gozo de que sigo haciendo lo correcto, amo ser miembro de la Iglesia de Jesucristo.

La manera en que vivo mi fe

Trabajo en la organización primaria de mi barrio, como presidenta y realmente enseñar el Evangelio a los niños es fantastico porque se aprende mucho de ellos, de su inocencia, de su amor, de su bondad y de todas las virtudes que un niño posee. Cada domingo en la capilla es una bendición en mi vida, porque además de renovar mis convenios bautismales mediante la Santa Cena, puedo aprender cómo ser mejor persona mediante las enseñanzas del Evangelio restaurado por las clases y mediante el ejemplo que los niños me dan. Además de trabajar en la primaria, una vez al mes salgo con una compañera a visitar hermanas para instruirlas, verificar que estén bien y asegurarnos de que no esté pasando ninguna necesidad tanto física como espiritual. También acompaño a los misioneros de mi barrio una vez por semana para colaborar en la obra misional. Realmente es maravilloso ver cómo las personas se convierten al Evangelio y cambian sus vidas y es tan hermoso poder ayudar a que eso pase.