mormon.org Global
Kyle: Música, Estudiante, Universidad de Utah, Familia, Mormón.

Hola soy Kyle

Acerca de mí

¡La vida es fantástica! Todas las personas que me conocen saben que siempre tengo dulces conmigo. Dulces hacen personas felices. Tengo 20 años. Trabajaba en un pizza-ria, Papa Murphy´s y también en un banco, Deseret First. Me gusta mucho la música, especialmente me encantan tocar el piano y cantar. Estudiaba en la Universidad de Utah para ser un maestro de la música y las matemáticas porque me gusta enseñar. Es algo especial a estar enfrente de 25 personas y ver que ellos están aprendiendo y disfrutándolo.. Tengo dos hermanas y un hermano. Amo a mi familia muchísimo y tenemos muchas aventuras juntos. También mis amigos siempre han sido bien importantes en mi vida. Aprendí que bendecido soy cuando vi las vidas de mis amigos y las pruebas que tienen. Ellos me ayudaron a ser un buen ejemplo de Jesucristo y su Evangelio y apreciarlo en mi vida.

Por qué soy mormón(a)

En realidad, nunca necesitaba luchar por mi testimonio de la Iglesia de Jesucristo. Yo sabía que cuando leía en el Libro de Mormón me sentía mucho más mejor en mi vida, y me sentía algo que no puedo describir. Yo he tenido demasiado muchas experiencas para dudar el Evangelio de Jesucristo que se encuentra en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Siempre he sabido que Dios vive y Jesucristo es mi Salvador y Redentor. He sentido su amor para mí y mi familia, y la Iglesia me ha traído paz, felicidad, y consuelo durante toda mi vida. ¡Amo a Jesucristo, y amo Su Iglesia!

La manera en que vivo mi fe

El Evangelio de Jesucristo nos enseña que tenemos que poner nuestra parte para ser testigos siempre de Jesucristo y Su vida. He tenido muchos buenos ejemplos en mi vida de la caridad, especialmente en mi familia, y intento a tener amor para cada persona que conozco. Cuando servimos y ponemos otras personas en frente de nosotros, podemos ver y sentir el amor que Jesucristo y Padre Celestial tienen para cada persona en la tierra, y cuando podemos sentir eso, nuestra fe crece mucho. Ahora, como un misionero puedo ver los cambios que Jesucristo hace posible por medio de Su Evangelio, y tengo más y más fe cada día. Intento a hacer lo que Él haría si estuviera en mi lugar. Me ayudan mucho las cosas pequeñas cada día como la oración, las escrituras, el ayuno, y cosas como así.