mormon.org Global
Laura: familia, feliz, amigos, diseño grafico, música, Mormón.

Hola soy Laura

Acerca de mí

Me encanta escuchar música y pasar tiempo con mi familia y amigos. Me encanta todo lo que tiene que ver con la comunicación, especialmente la comunicación visual por medio del diseño gráfico, área en la que me especialicé al estudiar luego de completar la educación secundaria.

Por qué soy mormón(a)

Soy miembro de la iglesia porque sé que es verdadera. Creci en una familia que siempre se guió por las enseñanzas de Jesucristo, pero a pesar de que mis padres asistían a la iglesia yo misma quería saber si era verdadero todo lo que había aprendído, asi que oré con un corazón sincero y recibi la respuesta. Un sentimiento de gozo y paz que no puedo expresar con palabras me invadió y supe que la iglesia de Jesucristo se habia restaurado sobre la tierra. Desde ese momento decidí que siempre haría lo correcto y seguiría el ejemplo de Jesucristo. Vivir el Evangelio me hace felíz, porque sé que tenemos un Padre Celestial que nos conoce a cada uno de nosotros y nos ama. Él quiere que regresemos a su precencia y nos preparó el camino para que seamos felíces aqui en la tierra, hoy y siempre.

La manera en que vivo mi fe

Una de las más hermosas experiencias que he tenido ha sido trabajar con las mujeres jóvenes de mi rama. Fui llamada lider de las jovencitas que tenían entre 12 a 17 años, cuando tenía 18 años, aunque hacia tan solo unos meses que yo misma habia pertenecido a su grupo, era momento de cuidarlas, guiarlas y enseñarles a seguir a Jesucristo. Era una gran responsabilidad y yo lo sabía. Antes que enseñar con palabras, debía enseñar con hechos lo que significaba el Evangelio en mi vida y cómo vivirlo me hacía felíz. Todos mis pensamientos estaban enfocados en cómo ayudarlas a superar los diferentes desafios que cada una de ellas enfrentaba a diario. Amar a cada una de esas jóvenes fue lo que me motivó a servirles, y al servirles aprendi a conocerlas y valorar los dones de cada una, asi como sus debilidades y ver la forma en que juntas podíamos superarlas. Mi fe y testimonio aumentaron cada día. Cuando decimos que tenemos fe debemos demostrarlo con nuestros hechos, y eso fue justamente lo que intenté hacer. Fue una gran experiencia que siempre recordaré con mucho amor.