mormon.org Global
Fidel: Abogado, Profesor, Servicio, Mormón.

Hola soy Fidel

Acerca de mí

Soy profesor universitario y ejerzo libremente como abogado. Estoy felizmente casado. Me gusta estudiar, escribir y leer, en especial sobre filosofía, derecho y religión. Considero que nunca debo dejar de aprender así que curso estudios de postgrado en Derecho. Alterno todas mis actividades con el servicio voluntario que presto en la Iglesia al ayudar a los demás y darle tiempo de calidad a mi familia. Mi familia es lo más importante.

Por qué soy mormón(a)

Vengo de una familia que ha sido miembro de la Iglesia por más de cuatro décadas. Desde que tengo memoria he ido a la Iglesia y he aprendido sus principios. Sin embargo, en mi adolescencia, se abrió una encrucijada en mi vida donde debí escoger si seguir asistiendo a la Iglesia o simplemente separarme. Durante ese tiempo leí con frecuencia el Libro de Mormón, oré a Dios pidiendo dirección y pude sentir en mi corazón la verdad de esta Iglesia. Así que, en ese momento, sin saber qué habría adelante, tomé la firme decisión de perseverar en este camino. Al paso de los años veo hacia atrás y comprendo que Dios sabía qué sería de mi vida al tomar esa decisión. He sido enormemente bendecido. Al guardar los mandamientos, prestar servicio desinteresado y esforzarme por ser más como Cristo he visto como Dios ha conducido mi vida, me ha bendecido y hecho por mí mucho más de lo que hubiese podido hacer solo. No estoy en la Iglesia porque es una tradición en mi familia, estoy en la Iglesia porque sé por mí mismo que es verdad y mi vida se ha visto enormemente bendecida.

La manera en que vivo mi fe

Me esfuerzo por vivir el Evangelio y ayudar a los demás. La Iglesia me brinda grandes oportunidades de servir. Actualmente soy uno de los consejeros del obispo y tenemos a nuestro cargo más de 500 personas en un área geográfica bastante extensa. Les ayudamos a alcanzar en sus vidas mayor fe y progreso tanto espiritual como temporal. Con frecuencia visitamos sus hogares a fin darles apoyo y orientación. También ayudamos a jóvenes de 12 a 18 años. Les enseñamos los principios del trabajo, la responsabilidad, honestidad, integridad y autosuficiencia. Desde muy jóvenes comprenden el potencial que tienen al ser hijos de un Padre Celestial que les ama y escucha. Siento gozo al servir a los demás y ser testigo de su progreso.