mormon.org Global
Alfonso: Compositor, Música, Mormón.

Hola soy Alfonso

Acerca de mí

Vivir el evangelio me ha ayudado a aprender de los problemas de la vida y vencer las dificultades sin dejar de ser un humano, que sufre y que le gusta vivir.

Por qué soy mormón(a)

Porque sé que es verdad : )

Historias personales

¿De qué manera podemos desarrollar mayor armonía en nuestro hogar?

Nunca en mi vida he sido más feliz que cuando estoy con mi familia y vivo el evangelio. Ellos son todo para mí y realmente sé por experiencia propia que el amor en el hogar es la base de la felicidad profunda. Amo a mi familia y ellos significan mucho para mí. Tener un hogar centrado en Cristo y Su evangelio es lo mejor que me ha pasado en mi vida. Sé que algún día podremos estar juntos para siempre. La armonía en el hogar se gana al vivir el Evangelio restaurado de Jesucristo. Lo sé con convicción. La mayor felicidad se obtiene a través de la familia. Hoy en la actualidad hay muchas influencias que pueden hacer que la familia deje de ser lo más importante en nuestras vidas y con el tiemplo esa unidad familiar se deteriora y hasta puede desintegrarse. Realmente el evangelio nos ayuda a tener familias más unidas. A través de actividades sencillas que nos enseñan las escrituras, como la oración familiar, la cual consiste en reunirse todos los miembros de la familia para ofrecer una oración al empezar el día y al terminar el día; leer las escrituras juntos como familia; tener una noche especial donde la familia se reúna y estudien algún tema del evangelio y se compartan momentos agradables cada semana, llamada noche de hogar; la asistencia a la iglesia como familia; actividades recreativas juntos. Realmente todo esto entre otras cosas, nos ayuda a tener una familia más feliz. Yo lo se porque yo lo he vivido. Sí, hay problemas. Sí, no es fácil hacer todo esto, hay siempre muchas cosas que hacer, muchos problemas. Pero ¿qué es más importante? Yo sè que la familia es lo más importante y a medida que nos esforcemos por vivir el evangelio en familia, encontraremos felicidad verdadera y paz perdurable hoy y siempre.

¿Qué es la esperanza y en qué es lo que usted tiene esperanza?

La esperanza es tener la confianza en que cosas buenas van a suceder. En el Evangelio la esperanza se centra en que creemos que Dios cumplirá cada una de sus promesas y que sabemos que los mandamientos son para nuestro bien. La esperanza nos ayuda a saber por qué lo hacemos, por qué vivimos el Evangelio. Y qué es lo que recibiremos, ya sea en esta vida o después de esta vida, yo sé que las promesas de Dios se cumplirán todas. Tengo esperanza en que si continuo esforzándome en guardar los mandamientos algún día podré estar con mi familia para siempre, por toda la eternidad. Tengo esperanza en que puedo ser feliz aquí y para siempre. En que en verdad todos los mandamientos son para mi bien. Y sé que algún día podré tener mi propio hogar con mi familia, un hogar centrado en Cristo y que ese hogar perpetúe más allá de la muerte. En verdad la esperanza es muy valiosa porque nos ayuda a seguir adelante y a poder tener una seguridad en mi vida. Y el evangelio me ha dado esta esperanza. La razón de ser quien soy y de hacer lo que hago es la esperanza. La esperanza en Cristo.

¿Cómo le ha ayudado el Espíritu Santo?

Esta vida, llena de ruidos y distracciones, llena de dificultades cada vez más difíciles, llena de incertidumbres y de mentiras, de desconsuelo y soledad, el Espíritu ha sido mi compañero constante en todos esos momentos en mi vida donde ya no puedo más. El Espíritu me ha consolado en mis tristezas, me ha declarado la veracidad del Evangelio y me ha hecho sentir feliz. Me ha guiado cuando no sé que hacer y me ha enseñado lo que necesito saber y hacer para estar bien conmigo mismo y los demás. Es inigualable la ayuda que he recibido del Espíritu Santo. Me ha fortalecido en los momentos en que necesito ser fuerte. Me ha corregido cuando me equivoco y me ha protegido de peligros. Me ha ayudado a tomar decisiones y a compartir el Evangelio con aquellos que lo necesitan. Realmente sé que todas las personas pueden tener el Espíritu Santo al ser confirmados miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, después de ser bautizadas.

¿De qué maneras su conocimiento del Plan de Felicidad ha bendecido o cambiado su vida?

Al saber que soy un hijo de Dios y que me ama y quiere que yo sea feliz en esta vida y para siempre, y el saber que Él ha creado un plan para que yo logre esto y más, me siento seguro en un mundo de valores cambiantes. Tengo confianza en el futuro aunque no sepa que vaya a pasar, sé que todo estará bien, ya sea aquí o después de esta vida, todo estará bien si guardo los mandamientos de Dios. Esto afecta cada decisión que tomo cada día. Afecta mis pensamientos y quien trato de ser o de hacer. Sé que el plan es verdadero y nos lo ha dado un amoroso Padre Celestial que desea que regresemos a su presencia algún día. Y sé que Él ha mandado misioneros por todo el mundo a predicar esto y más, pues nos ama y desea que sepamos estas cosas de eterno valor.

¿Puede contarnos acerca de su bautismo?

Me bauticé hace ya muchos años, cuando tenía 8 años. Ya ha pasado mucho tiempo, pero aún recuerdo el momento en que mi padre me bautizó. Es una experiencia sumamente sagrada para mí. Estábamos los dos parados adentro de la pila, y recuerdo que mientras pronunciaba las palabras antes de sumergirme en el agua, él empezó a llorar. De gozo, de felicidad. Y guardo ese recuerdo sumamente especial porque sé que mis padres me aman. También mi Padre Celestial. No recuerdo lo demás, pero al recordar el sentimiento de mi padre en ese momento, pienso en el amor que me tiene mi Padre Celestial y lo feliz que estaba en ese momento cuando yo me bauticé. Siento el amor de mi padre en cada etapa de mi vida y puedo sentir que el bautismo es una ordenanza sagrada que nos abre el camino a regresar con nuestro Padre Eterno. Sé que mi familia puede ser eterna si nos esforzamos por vivir el evangelio de Jesucristo. Y una parte importante del Evangelio es el bautismo y seguir fieles después del bautismo.

¿De qué manera el Libro de Mormón le ha acercado más a Dios?

El Libro de Mormón es un libro maravilloso. Hay incontables ejemplos de fe y valor. Contiene las palabras de los profetas que vivieron en América hace cientos de años y testifica de la realidad del Hijo de Dios, el Salvador y Redentor Jesucristo. El Libro de Mormón me inspira a estar siempre cerca del Señor Jesucristo. A nunca darme por vencido y me enseña que el resultado de la rectitud y del guardar los mandamientos de Dios es la felicidad en esta vida y el gozo eterno. Me da valor y confianza en cuanto al futuro y me ayuda a tomar decisiones centradas en Cristo. Me hace desear ser más como el Salvador. Gracias al Libro de Mormón sé que Jesucristo vive y que nos ama y que ha restaurado su iglesia en estos últimos días. Es algo grandioso que llena mi alma. Sé que es verdadero y que podemos volver a la presencia de Dios al emular el ejemplo del Salvador Jesucristo, nuestro abogado ante el Padre. Sé que el Libro de Mormón es verdadero y al estudiarlo constantemente he llegado a sentirme más cerca del Señor y sentir el Espíritu Santo en mi vida.

¿En qué forma le ha ayudado asistir a los servicios de la Iglesia?

Me encanta ir a la iglesia todos los domingos. Cuando mis amigos y otras personas me invitan a alguna parte el domingo o hay algún evento que me interesa ir que es en domingo, siempre pongo el asistir a la iglesia primero, porque es lo más importante que podemos hacer ese día. El hacer esto me ha ayudado a dar poner a Dios en un lugar muy importante en mi vida y a obedecer lo que me pida. También a darle importancia a sus mandamiento. Y a recordar al Salvador y Su sacrificio que hizo por mí.

La manera en que vivo mi fe

Al predicar el evangelio, he visto que las personas en verdad pueden ser felices con este evangelio. No hay otra manera de tener paz verdadera en esta vida y esperanza. He visto el cambio que el evangelio efectúa en las personas y cómo puede cambiar la perspectiva de las cosas.