mormon.org Global
Andrew: merida, americano, mision, futbol, Mormón.

Hola soy Andrew

Acerca de mí

Soy de Los Estados Unidos. Ahora estoy en México sirviendo como misionero de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días. Me encanta estar aquí en México. Es una vida completamente diferente que me gusta mucho. La gente aquí en Mérida es muy buena y me ayuda muchísimo con español. Me gusta aprender algo diferente todos los días. Los deportes siempre me han llamado la atención. Me gustaba jugar todo tipo de deporte aunque me enfocara primeramente en fútbol. Jugué en el equipo en mi escuela y fue una de las experiencias más potentes de mi vida. También me gustaba acampar y estar afuera de la casa. Uno de mis pasatiempos favoritos es andar en bicicleta en las montanas cerca de mi casa. Soy el menor de seis hijos y el cuarto hijo que se ha ido a la misión. Toda mi familia es miembro y la Iglesia ha formado parte de mi vida. No sé lo que haría yo sin ella.

Por qué soy mormón(a)

Yo decidí ser mormón cuando oré a mi Padre Celestial y pregunté si ésta es la iglesia verdadera en la tierra. No sería mormón si no hubiera recibido una respuesta a aquella oración, porque simplemente no puedo hacer algo a menos que esté cien por ciento seguro que lo que voy a hacer es lo correcto. La iglesia me ha dado dirección toda mi vida y cada vez que escudriño el Libro de Mormón, veo el templo, o estoy con mi familia siento que realmente Dios me ama y éste es el camino verdadero sobre toda la tierra. Sé que es la iglesia verdadera y el poder del sacerdocio es real. Tenemos un profeta viviente que es inspirado por Dios para guiarnos y ayudarnos a través de la vida y todos los problemas. Invito a todos a investigar la iglesia y preguntar a Dios por si mismos si es verdadera. Les testifico que recibirán una respuesta por medio del Espíritu Santo que así es.

La manera en que vivo mi fe

Vivo mi fe por medio de la vida diaria. Con cada día hay nuevos problemas y desafíos para superar. Si nos esforzamos por hacer lo correcto y guardar los mandamientos de Dios Él nos bendecirá y nos ayudará a conquistar ésos desafíos. Podemos decir muchas cosas mediante el ejemplo que damos a los demás. En cada momento hay alguien que nos está viendo. Aún cuando estemos solos en nuestro cuarto o casa nuestro Padre Celestial no ve. No podemos descansar de luchar contra satanás ni un momento porque en ese momento satanás nos hace débiles y miserables. La fe es fortalecido cuando hacemos lo bueno y nos esforzamos por aprender más de Dios y Jesucristo. Si realmente estamos leyendo las escrituras y aplicándolas en nuestras vidas llegaremos a ser mejores personas y nuestra fe será inquebrantable. Esta es la manera en que vivo mi fe, el esfuerzo constante de aprender y ser el mejor ejemplo posible a los demás.