mormon.org Global
Loren: maestra de música, LorenPeralta, Mormón.

Hola soy Loren

Acerca de mí

Soy la N° 11 de 12 hermanos, me gusta tener una familia numerosa, nunca somos demasiados para compartir en familia. Desde chica me enseñaron a que debía buscar mis talentos y decidí explorarlos, aprendí un poco de dibujo, música, canto, poesía, manualidades y otras cosas, y esto me sirvió para darme cuenta que todo lo que me proponga, con esfuerzo puedo lograrlo, y esos son mis pasatiempo favoritos hoy día. Actualmente tengo 22 años y tengo planes de ser misionera de la Iglesia y más adelante casarme y poder tener mi pequeña familia. Soy maestra y me gusta trabajar con los chicos, ellos llenan muchos vacíos en mi vida. Estoy muy interesada en la educación de las personas, siempre les aconsejo que estudien y aprovechen las oportunidades que la vida les ofrece.

Por qué soy mormón(a)

Nací en una familia miembro de la Iglesia. Mi familia fue alejándose de Iglesia tiempo después, a pesar de ello, una de mis hermanas mayores fue muy firme, aunque mis padres no asistían ella nos dio el ejemplo. Por ésta condición familiar siempre teníamos la visita de los misioneros en casa. También aprendí de ellos sabía que esto era bueno, podía tener sentimientos lindos en la Iglesia. Pero no era suficiente. Requería una fe mayor. Mi hermana fue a una misión y yo comencé a asistir sin la compañía de mi familia a la Iglesia, hacía muchos sacrificios para llegar, esto me ayudo a valorar mis creencias y comencé a aumentar ese sentimiento de gozo, aprendí mucho con las metas que nos poníamos las jóvenes en la Iglesia, pero aún no había tenido constancia en la lectura diaria de las escrituras a los 17 años decidí cambiar eso, quería tener un testimonio real de la Iglesia. Por primera vez me puse la meta que marcó mi vida para siempre: leer el Libro de Mormón completo. Lo había leído hasta Mosiah y no continuaba, cuando logré hacerlo mi vida comenzó a cambiar, fui mucho más firme y jamás me aparte, recibí un testimonio de la Iglesia muy fuerte. Desde entonces decidí no apartarme de Dios. Nunca sentí deseos de quedarme en casa a descansar en vez de ir a la Iglesia, soy feliz allí, y soy feliz cuando vivo conforme a lo que Dios quiere para mí, cometo errores, pero sé que Dios me ama lo suficiente para perdonarme si me arrepiento y vuelvo a Él, amo a mi Salvador Jesucristo, sé que gracias a Él puedo volver a la presencia de mi Padre Celestial y que gracias a Él las Familias pueden vivir Eternamente juntos, tengo un firme testimonio del Libro de Mormón, sé que fue escrito por profetas de Dios y traducido por el Profeta José Smith, que por su conducto la Iglesia verdadera de Dios fue restaurada nuevamente en la tierra, que las preciosas verdades del Evangelio se encuentran allí y sé que si las vivimos vamos a gozar de mucha felicidad en ésta tierra y en las eternidades.

Historias personales

¿En qué forma le ha ayudado asistir a los servicios de la Iglesia?

El asistir a los servicios de la Iglesia me ayuda a mantenerme firme en mis convicciones, cuando estoy participando de algo que sé que es bueno mi fe aumenta, y siento gozo en mi corazón, Dios nos mandó a congregarnos y adorarle, y cuando lo hago me vuelvo una mejor persona, sé que si no fuera por la Iglesia por participar de la Santa Cena cada domingo, poder compartir mi testimonio, escuchar las enseñanzas de mi Salvador y asistir a bautismos y otras reuniones importantes no sería lo que ahora soy y quizás estaría perdida. El amor por Dios y Jesucristo me ayudaron a amoldar mi carácter y aunque tengo mucho para pulir sé que cada día me convierto en una persona más humilde y con más fe, si yo estoy bien puedo ayudar a los demás, y mientras más pueda hacer más gozosa voy a estar y más cerca de poder volver a vivir algún día eternamente con mi Familia junto a mi Padre Celestial y a Jesucristo.

La manera en que vivo mi fe

Me gusta estar presente en las actividades que se realizan en la Iglesia, disfruto mucho de ellas, son edificantes. En la Iglesia siempre hay trabajo para hacer, actualmente estoy con las jovencitas de 12 a 18 años, me gusta conocerlas personalmente, aunque no les enseño las clases en la Iglesia, ellas pueden contar conmigo para lo que necesiten y trato de ser un ejemplo y enseñarles de otra manera. Antes de esto enseñaba las canciones a los niños, me gustaba hacerlo y escucharlos cantar canciones que hablen de los buenos ejemplos que Jesucristo nos da y qué debemos hacer para parecernos más a Él. Me gusta visitar a las personas, disfruto hacerlo. Comparto mi religión con todos y no me avergüenzo de decir que soy mormona, siempre me terminan preguntando cosas sobre la Iglesia y es un buen momento para enseñarles y compartirles cosas de la Iglesia. Me gusta trabajar con mi Historia familiar aunque no hemos avanzado en el Árbol Genealógico como familia, pero me gustaría poder seguir encontrando a mis ante pasados, me siento feliz cuando lo hago, siento más cerca a esas personas que quizás no llegué a conocer, me gusta imaginármelas y saber que les estoy haciendo un bien.