mormon.org Global
Devin: Villahermosa, Tabasco, Rexburg, Idaho, Mormón.

Hola soy Devin

Acerca de mí

Soy del estado de Idaho en los Estados Unidos de America, nacido y criado en el hogar mas feliz y en la familia mas chistosa del mundo. Estudié en la universidad BYU-Idaho en ingenieria mecánica por un año. Fue la cosa más difícil que he hecho en mi vida ¡pero me encantó! Después de un año me fui del país como misionero de tiempo completo para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días para seguir los pasos del mismo Señor Jesucristo y predicar Su evangelio restaurado. Estoy sirviendo actualmente en el estado de Tabasco, Mexico en la misión Mexico Villahermosa. Es la otra cosa más difícil que he hecho en mi vida ¡pero lo más gratificante! Amo lo que hago. Lo recomiendo y exhorto a todos que hagan lo mismo. Antes de que yo fuera misionero, yo traté de hacer por lo menos un poco de todo: tocar la batería, esquiar, pasar tiempo con los amigos y familia, servir en mi comunidad, trabajar en varios empleos especializados, llevarme bien con todo el mundo, ser amigo de quien fuera, reír hasta que me doliera, lo que fuera. Me gusta hacer todo y experimentar cosas nuevas, con tal que sea apropiada. Nunca ser displicente ha sido mi meta de la vida. La vida es de progreso, ¡así que lo pruebo todo! A un punto o otro de mi vida espero formar una banda de rock and roll, ir en paracaídas, manejar a una velocidad extrema, comprar una motocicleta, hacerme amigo de alguien famoso, formar mi propia familia, vivir la vida al máximo, y finalmente morir de reír.

Por qué soy mormón(a)

Seré honesto. Empecé a llegar a la Iglesia porque me llevaban mis papas. Y yo siempre les agradeceré por su ejemplo constante. Cuando ya me tocó bautizarme, era la decisión más fácil de toda la vida. Pero yo la tomé. Nunca me forzaron ni me obligaron, porque ya me habián enseñado como yo enseño a las personas actualmente. Sabía que era lo correcto. No cabía duda que me debía bautizar en la Iglesia. A la edad que yo tenía, yo no realmente comprendía la importancia de la decisión que había tomado, pero mientras iba creciendo, ¡aprendí que el primer compromiso que había hecho fue con Dios! ¡Me daba facilidad de tomar decisiones correctas cuando se me presentaba la oportunidad de hacer lo opuesto! "Perdón, no puedo, ya tengo otro compromiso." Sigo siendo mormón hasta el día de hoy porque yo sé y siempre he sabido que esto es exactamente lo que Dios quiere para sus hijos. He sentido estas palabras en mi corazon desde el dia de mi bautismo, "He aquí, mi hijo amado, en quien me complazco." El Señor quiere que yo sea mormón, y así seguiré. Le hago la invitación a quien lea esto, que busque dentro de su corazon lo que le haga falta, y pregunte al Señor si esto es la verdad, y este hueco se llenará. Se lo prometo. Sea mormón, sea feliz. En serio.

Historias personales

¿Cuál de las enseñanzas del Salvador ha influenciado su vida?

La enseñanza que tal vez me haya impactado mas profundamente es la de ser un testigo de Dios en todo momento y ser un Cristiano verdadero no importa cuales sean las circunstancias en las que se ecuentre. El Señor Jesucristo dedicó su ministerio terrenal a ayudar a Sus hermanos a enfrentar los desafíos que nos amenazan. Un ejemplo que me impacta es cuando María, hermana de Lázaro, le acercó llorando por la pérdida de su hermano. Jesús nunca la negó, ni a sus sentimientos. En vez de decir, "no te preocupes, todo estará bien," Él lloró con ella. Se bajó a donde ella estaba para ya despues levantarla mas allá de donde estaba antes. El Señor descendió debajo de todo ello. Sufrió mas que lo que se pueda imaginar. Todo para nosotros. Y nos ha llamado a servir a Sus hijos: llorar con los que lloren, consolar a los que necesiten de consuelo, llevar las cargas de los demás, y ser como Él es. Esa es la llamada de Jesucristo a los que profesan seguirle.

La manera en que vivo mi fe

Actualmente, yo estoy serviendo como misionero de tiempo completo, pero servía en otras posiciones de servicio: presidente del quórum de diaconos y maestros, misionero del barrio, representante del consejo de jóvenes, maestro orientador y de quorúm de elderes, y otros. También participé en los Boy Scouts de America en muchos proyectos del servicio. El Señor enseño que cuando servimos a los demás, Le estamos sirviendo a Él también. Siempre he creído que las bendiciones que se reciben al servir son de mayor beneficio que el dicho servicio. Desde que tenía los 6 años he trabajado con mi papa en su negocio eléctrico ,corriendo alambre y todo eso. Después aprendí de la plomería, la soldadura, la construcción, la mecánica, la fabricación, y la carpintería. Siempre me ha gustado trabajar con mis manos. Estas experiencias que tengo me han hecho ver que Dios está en todo lo que somos y lo que hacemos. He podido reconocer Su mano en todas las cosas, aun cuando no la veía en todo momento, veía despues. Todas las cosas testifican que hay un Dios, y que es un Dios de amor y de trabajo y progreso. Por ejemplo; mire sus manos. Piense en su capacidad de aprender y trabajar, de adaptar a sus circunstancias. ¿Podría ser por casualidad or por accidente? Claro que no. Trato de vivir como el Señor lo enseño con Su ejemplo y con Sus palabras. "Qué clase de hombres debeís ser. En verdad, os digo, aún como yo soy." De mi propio punto de vista, esto realmente es la clave. ¿Es fácil? No. Pero es posible a través del gran sacrificio expiatorio del mismo Hombre que nos lo mandó. Así es como debemos vivir nuestra fe.