mormon.org Global
Sean: España, Sean, misionero, familia, estados unidos, cancer, Mormón.

Hola soy Sean

Acerca de mí

Antes de venirme aquí a España yo estudiaba en la universidad de Brigham Young. Soy una persona feliz y me encanta estar con mi familia. Llevo muchos años jugando al baloncesto y tenis, y me gusta estudiar mucho. No hablaba español antes de estar aquí, y confío mucho en la ayuda que nos brinda el Señor. Espero algún día ser padre de mi familia y ser buen ejemplo para los que me rodeen. Espero poder llegar a ser como mis padres, y mi Padre Celestial.

Por qué soy mormón(a)

Yo nací en esta iglesia. Mis antepasados fueron unos de los pioneros que sacrificaron tanto para darme la bendición de tener el evangelio en mi vida. Claro, tuve que saber si estas cosas son de Dios. Yo tuve que hacer mi parte. Leía el Libro de Mormón, oraba a mi Padre Celestial, y poco a poco crecía mi testimonio. Ahora tengo la firme confianza de que sí, esta es la Iglesia de Jesucristo. He visto Su mano en mi vida, en la vida de los que he enseñado, y sobre todo en mi familia. Hace muy poco, mientras que estaba yo aquí en la misión, diagnosticaron a mi madre con un cáncer. No fue fácil, pero el Señor nos apoyó y nos dio consolación. Ahora ella se ha mejorado un montón y le veré dentro de un mes. Sin la ayuda de me Salvador, no estaría aquí.

Historias personales

¿Recuerda algún desafío específico en su familia que pudieron superar gracias a los principios del Evangelio?

Mientras estaba yo ya en la misión, mi madre fue diagnosticada con un cáncer. Para mí, no hay persona más como Cristo que mi madre, y me preocupaba bastante por su bienestar. Estando yo 8.000 kilómetros de ella, fue más que difícil soportar lo que estaba pasando, pero yo confiaba completamente en los méritos de Cristo. Mi madre ha sido una persona creyente y fiel toda la vida, se ha cuidado a si misma toda la vida, y todavía tuvo que pasar por esa prueba tan fuerte. Por la gracia de Dios, mi madre está recuperándose muy bien y ha visto muchos milagros por su fieldad. Yo también testifico de la promesa del Señor. "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil y ligera mi carga." Lo sentí, y sé sin ninguna duda que el Señor vive y nos protege.

La manera en que vivo mi fe

Antes de empezar la misión, tenía muchas oportunidades de participar y aprender de mi familia, mis líderes y maestros en la iglesia. Me enseñaron ser más como mi Salvador. Ahora tengo la oportunidad de poner en práctica lo que me enseñaron y ser un misionero en la iglesia de Cristo. He estado aquí dos años ya y ahora España siempre formará una parte de mí. He conocido a muchos de los hijos de Dios y he podido introducirles al conocimiento más precioso que hay. Vivo mi fe cuando invito a una persona a seguir el ejemplo del Ejemplo perfecto, Jesucristo. Nunca me arrepentiré por dedicar estos dos años a Él.