mormon.org Global
Leyra Soto: estudiante, tia, comunicaciones, universidad, mision, Puerto Rico, Mormón.

Hola soy Leyra Soto

Acerca de mí

Actualmente soy estudiante de comunicaciones. Soy tía de cuatro hermosas sobrinas (otra viene en camino) y un sobrino. Me llena de gozo jugar con mis sobrinos y compartir con ellos.

Por qué soy mormón(a)

Mis padres se bautizaron cuando yo tenia dos años. Desde entonces he pertenecido a la Iglesia. Sigo activamente participando y tengo un testimonio propio. Siempre me llamo la atención la parábola de las diez vírgenes, 5 sensatas y 5 insensatas. Como las 5 vírgenes sensatas no podían compartir de su aceite con las demás. Durante mi adolescencia me gusto mucho la explicación a esta parábola por que es cierto que no se puede vivir con un testimonio prestado. Me siento muy agradecida a mis padres por enseñarme desde mi niñez el evangelio pero tuve que pensar en mi juventud si en realidad creía en lo que me habían enseñado. Para cuando llego ese tiempo me di cuenta que tenia un testimonio propio. He servido como misionera de tiempo completo y esa oportunidad ayudo a fortalecer mi testimonio acerca del profeta José Smith. Vivo agradecida a que un joven de 14 años siguiera el deseo de corazón y preguntara a Dios a cual Iglesia debía unirse. Gracias a eso tenemos el Evangelio restaurado y la Iglesia de Jesucristo de nuevo en la tierra. Me llena de esperanza y motivación saber que alguien me ama tanto para dar su vida por mi. Ese conocimiento me hace acercarme a El y conocerle. Yo se que Jesucristo vive y que es mi salvador.

La manera en que vivo mi fe

Los estudios me exigen mucho y en ocasiones se me ha echo difícil mantener un equilibrio entre la Iglesia y la universidad. En esos momento he tenido que analizar y mantener una perspectiva eterna. Llevo tiempo tratando de terminar mis estudios y por fin en un año mas los terminaré. Hubo un tiempo en mi vida donde tuve que detener mis estudios para servir una misión. Cuando decidí salir de misión tuve que esperar par de meses para mi entrevista. Luego tuve que esperar par de mese más para salir en la fecha acordada. En total espere 11 meses. Eso hizo que me atrasara mas en mis estudios. Cada vez que aplazaban la fecha de salida (que fueron 3 veces) me entristecía. Llegue a pensar que El Señor no quería que saliera de misión o que no era el tiempo para hacerlo. Fue una bendición haber servido a la gente linda de México. A lo largo de mi vida he tenido varios llamamientos y responsabilidades. Hoy día sirvo a las hermanas y a jóvenes adultos solteros. Estas responsabilidades me ayudan acercarme mas a los jóvenes y amarles. Amo servir en la Iglesia. Amo el Evangelio de Jesucristo.