mormon.org Global
Javier Becerra: natacion, piano, canto, familia, converso, mexicano, Mormón.

Hola soy Javier Becerra

Acerca de mí

Soy casado, tengo 3 hijos y una maravillosa esposa. Me gusta la música y la natación; como familia nos gusta mucho compartir los talentos o dones que Dios nos ha dado. Disfrutamos mucho estar juntos como familia, salir de paseo, ir a acampar y en nuestros ratos libres nos ponemos a cantar juntos. He dado clases de natación y soy especialista en logística, en eso he trabajado muchos años. Para mi lo más importante es mi familia y estoy seguro que, mientras más unida sea una familia más segura puede estar, aportando nuestro granito de arena para hacer mejores comunidades, mejores países y un mejor mundo para vivir.

Por qué soy mormón(a)

A los 19 años conocí la Iglesia, me sentía desorientado y solo, aunque sabía acerca de Jesucristo, no sabía lo suficiente como para sentirme pleno, así que conocí a 2 misioneras que dieron respuesta a todas mis interrogantes, pero sobre todo me enseñaron como podía obtener respuestas directamente de Dios... Al poco tiempo con el estudio frecuente de las escrituras y la oración diaria, pude sentir en mi corazón la certeza, la convicción de que lo que me estaban compartiendo era verdadero; Hoy a 21 años de aquel día aún recuerdo el cálido sentimiento que me embargó al bajar a las aguas del bautismo y también cuando pusieron las manos sobre mi cabeza para confirmarme el Don del Espíritu Santo; 2 años después tuve el ferviente deseo de salir de mi casa por 2 años y servir como misionero de la Iglesia, fueron años maravillosos! Hoy en día soy felizmente casado con 3 hijos y nuestra felicidad tiene una perspectiva eterna...

La manera en que vivo mi fe

No contamos con un clero profesional, eso me ha permitido servir a otros en la comunidad donde vivo al tener alguna asignación por parte de la Iglesia: he podido organizar campamentos para jóvenes donde puedan divertirse y edificarse con actividades sanas, les he podido enseñar a tocar el piano o enseñarles principios correctos durante las clases del evangelio los Domingos, he podido fortalecerme cuando visito a algunas familias que se encuentran en situaciones difíciles y se logra satisfacer sus necesidades a través del Obispo, concluyendo al final que por muy difícil que sea mi situación, hay quienes están en peores condiciones; en otras ocasiones he podido ayudar a limpiar mi comunidad y pintar las banquetas al participar en la actividad anual de la Iglesia, "manos que ayudan". Es bueno ser grande, pero más grande es ser bueno...