mormon.org Global
Andrea Belén Espinoza Taranco: futura misionera, mi testimonio, fe en jesucristo, la verdad, soy mormona, faith, Mormón.

Hola soy Andrea Belén Espinoza Taranco

Acerca de mí

Desde pequeña tuve el privilegio de pertenecer a la iglesia verdadera de Jesucristo, tuve el privilegio de conocer grandes hermanos y hermanas que durante todo el proceso de mi conversión, lograron que mi testimonio creciera cada día más y más. Ahora tengo 21 años, y ya tengo la edad para salir a una misión, y me siento tan bendecida de poder sentir el deseo de servir a mi Padre Celestial e invitar a todos a venir a Cristo, pues el necesita más y más soldados en la obra misional. Sé que no soy perfecta, pero lo que sí sé es que si doy todo de mi, podré lograr milagros.

Por qué soy mormón(a)

Soy mormona, porque sé que es el lugar correcto donde debo estar, no hay otra lugar sobre la faz de la tierra, que tenga la verdad absoluta de las cosas. Aquí puedo aprender todo lo necesario para encontrar la felicidad y la paz que tanto buscamos. No solo se trata de nosotros, sino que también de nuestras familias, el evangelio logró que mi familia sea más fuerte ante cualquier dificultad, nos ayuda a poder comprender el propósito de todo lo que sucede, de el Porqué de las cosas, muchas veces es difícil de entenderlo, pero si vivimos de acuerdo a los principios que se nos enseña, pues podremos ser fuertes. La fe que tengo en Jesucristo me ha permitido ver donde otros no ven. Bendiciones tras bendiciones serán derramadas sobre nuestras cabezas, así que si ya sienten algo en su corazón acerca de que si La iglesia de Jesucristo es verdadera, pues sigan orando y confiando en que obtendrán esa respuesta tan deseada. Solo es cuestión de FE.

La manera en que vivo mi fe

Cuando pertenecía a la organización de las mujeres jóvenes, pude aprender muchísimo acerca de dar amor y compartir todo lo que tengo con los demás. Actualmente, soy secretaria de estaca de la organización de la Sociedad de Socorro. Para mi es un privilegio el poder servir y poder dar todo de mi en la obra. La presidencia que trabaja conmigo es tan especial, cada día aprendo más y más acerca del evangelio y sobre el amor puro de Dios. Sé que muchas veces pensamos que solo si tenemos llamamientos podemos servir; pero en verdad les digo, que nuestro Padre Celestial nos ha llamado a todos para poder servir de alguna u otra forma. Una de las formas que me gusta servir es cuando me presento a los nuevos miembros o a los investigadores, al brindarle a todos ellos una sonrisa y nuestra sincera amistad, nosotros estamos aportando a la obra del Señor. Así que todos tenemos la responsabilidad de hacerlo ahora.