mormon.org Global
Christian: misionero, joven, Divorcio, Hijo, Feliz, Mormón.

Hola soy Christian

Acerca de mí

Yo tengo 21 años. Somos 4 niños, 2 varones y dos embras. Depues de que yo había graduado la secundaria fui a la universidad por un año antes de irme a servir como un misionero por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Como misionero he conocido personas de casi cada país hispana y he aprendido como hablar español. ¡Me encanta la cultura y comida hispana! Para pasar el tiempo me gusta escuchar la música rock, escalar montañas, acampar, pescar y cazar venado. Cuando yo tenia 12 años mi mama y mi papa se divorciaron. Pero mi mama se casó otra vez y somos una familia muy feliz. Mientras yo crecía mi padrastro mi ayudó bastante para fortalecer mi fe y testimonio en Cristo.

Por qué soy mormón(a)

Mi mama encontró la iglesia cuando tenía 19 años y poco después se casó con mi papa. Entonces yo nací en la iglesia y nunca me pregunté si las cosas que aprendía eran verdaderas o no. Mis padres se divorciaron cuando yo tenía 12 años y por la primera vez mi fe fue probada. Empecé a preguntarme si la iglesia era verdadera. Después de 3 años mi mama se casó otra vez y mi padrastro trató a ayudarme a resolver mis dudas. Por fin yo decidí que quise a saber por mi mismo si lo que mis padres me habían enseñado era verdadero entonces leí el libro de mormón y oré a Dios para saber si es verdadero. Lo que pasó esa noche nunca voy a olvidar. Yo recibí mi respuesta y al vivir el evangelio mi testimonio ha crecido más. Si no hubiera decidido hacerlo mi vida sería muy diferente ahora, estoy agradecido por mis padres que me apoyaron y que me ayudaron a encontrar la felicidad verdadera.

Historias personales

¿Cuál de las enseñanzas del Salvador ha influenciado su vida?

fue muy difícil para mi cuando mis padres se divorciaron. De repente mi mundo cambió. Las decisiones que mi padre tomó me causaron mucha pena. Poco a poco yo vencí los sentimientos malos que tenía. No fue hasta que me encontré en la misión que yo empecé a perdonar a mi papa. Pero al aprender más sobre la expiación de Jesucristo yo reconocí que Él me pudo ayudar. Entonces suplique a mi Padre a Celestial que me ayudara a perdonar a mi papa y sentí una paz en mi corazón y sabia que yo pude seguir adelante. Yo sé que por medio de la expiación de Cristo podemos vencer nuestras faltas, cambiar nuestra naturaleza y recibir consuelo y paz. No importa quienes somos, podemos encontrar la felicidad al seguir al Salvador.

La manera en que vivo mi fe

Yo leo las escrituras, oro a mi Padre Celestial y voy a la iglesia los domingos. El Señor nos dijo que los dos mandamientos mayores son amar a Dios y amar a su prójimo. Yo trato a otros como yo quisiera que ellos traten a mi. No importa si somos cristianos, ateos, negros o blancos, todos somos hermanos y debemos cuidarnos el uno al otro. Ahora siervo como un misionero por la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Así puedo buscar oportunidades de servicio, ayudar a otros a fortalecer su fe en Dios y mejor sus vidas. Es algo que me da mucho alegría porque puedo servir a los demás y hacer el mundo un lugar mejor.