mormon.org Global
Daniel: Merida, Misionero, Estudiante, Cancun, Ciudad de mexico, df, Mormón.

Hola soy Daniel

Acerca de mí

Soy Daniel, soy miembro de la iglesia desde que naci, estudie una carrera tecnica en informatica en el IPN, me encanta escuchar musica y patinar, tengo una familia grande y en total somos 10, soy el mas pequeño de todos y me gusta estar con ellos. Por el momento estoy sirviendo una Mision en la ciudad de Mérida Yucatan

Por qué soy mormón(a)

Yo naci siendo miembro de esta iglesia y le doy gracias a Dios por ello, al principio de mi vida el evangelio lo vivia por mis padres pero llego un tiempo en donde yo necesite con todas las fuerzas de mi corazón saber si lo que había aprendido era correcto, como todas las personas en algun momento tuve mis dudas pero al orar sinceramente y preguntarle a Dios si esto era verdad él me respondio con la tranqulidad que alguna vez todos hemos sentido al pedirle algo a Dios, desde ese dia que recibi mi respuesta supe que realmente Dios habia restaurado su evangelio, que habia esperanza y que el podia perdonar nuestros pecados gracias al don del arrepentimiento que fue posible gracias al sacrificio expiatorio de Jesucristo, por esto soy mormon, por que lo se y lo puedo sentir cada dia que pasa tambien por que se con todo mi corazon que Jose Smith vio al Padre y al Hijo y que gracias a él, este evangelio, el evanjelio de Jesucristo, se a restaurado con todas las verdades que nos pueden llegar a ser felices.

Historias personales

¿De qué manera el Libro de Mormón le ha acercado más a Dios?

Por que al leerlo supe que Dios contestaba mis oraciones, y me ayudo a aprender a vivir de acuerdo a cristo y saber la manera en que trabaja nuestro Padre y su hijo.

La manera en que vivo mi fe

La vivo predicando el Evangelio como Misionero en estos momentos y antes lo hacia sirviendo con mucho entusiasmo en los cargos que me daban para servir a otros dentro de la iglesia, al apoyar a mis amigos y al tratar de hacer las cosas bien como Jesus nos enseño y tambien al tratar de atesorar en mi corazon las enseñansas de Jesucristo, al reconocer y arrepentirme de mis errores que a diario cometo y por enseñar a las personas que hay esperanza.