mormon.org Global
Eliza: Florida, misionera, estudiante, Mormón.

Hola soy Eliza

Acerca de mí

Me gusta leer, cocinar, correr, nadar, estudiar, cantar, pasar tiempo con mi familia, y comer. Yo estudiaba relaciones internacionales a BYU, especialmente enfocando en los dereochos de las mujeres, y ahora estoy serviendo una misión en Florida. Me extraña a mis dos hermanos y dos hermanas menores, y mis padres y amigos, pero estoy muy feliz a tener la oportunidad de servir.

Por qué soy mormón(a)

Yo soy mormóna sencillamente porque el evangelio de Jesucristo es verdadero. Yo sé eso con todo mi ser.

Historias personales

¿Podría hablar sobre las misiones de la Iglesia y su participación en ellas?

Ahora yo estoy serviendo una misión en Florida Fort Lauderdale. Me encanta decir otros del Evangelio de Jesucristo y las bendiciones de ser bautizado. Yo tengo testimonio que la Iglesia de Jesucristo de Los Santos de Los Ultimos Días es por todos, y que todo género humano puede salvarse por medio de la expiación de Cristo, mediante obediencia a las leyes y ordenanzas de su Evangelio. Las misiónes son bendiciones a los misioneros y las personas del mundo.

¿Qué es la esperanza y en qué es lo que usted tiene esperanza?

La esperanza es tener el entendimiento de la naturaleza de Dios que le trae a creer que El va a apoyarle en hacer las cosas buenas. Puede saber por si mismo que Dios es justo y correcto, y entonces puede tener la fe y actuar en esa esperanza.

¿Por qué los mormones van a una misión?

Vamos en misiones porque sabemos el gozo que el Evangelio de Jesucristo trae a los corazones y las almas de la gente. Tenemos amor por nuestro Amoroso Padre Celestial y sabemos que cada uno de sus hijos y hijas tiene gran valor y potencial en esta vida y la vida venidera. Cuando volvemos a ser mas como Cristo queremos compartir salvacion con todo el mundo.

¿Puede contarnos acerca de su bautismo?

Tenía ocho años cuando me bauticé. Había esperado mi bautismo por meses, y finalmente el día llegó. Mi padre me bautizó por su autoridad del sacerdocio, en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo. Un poco despues, recibí el don del Espíritu Santo por la imposición de manos de aquellos que tenían la autoridad. Cuando me levantó del agua estaba triste que no sentí diferente. Pero en los años despues, he sentido la diferencia. Yo sé que la fuerza de la Expiación de Cristo entró mi vida mediante mi bautismo. Aunque yo era joven cuando me bauticé, yo creía en Cristo, y ahora estoy inexpresiblamente agradecida por mi bautismo a la edad de ocho.

La manera en que vivo mi fe

Ahora estoy viviendo mi fe por compartirla. Yo sé que Jesucristo es mi Salvador, y su evangelio ha sido restaurado sobre la tierra. El conocimiento de y participación en su Iglesia es tan importante, y una bendición tan grande, que yo quiero decir a todos!