mormon.org Global
Socorro: socorro belmont, Mormón.

Hola soy Socorro

Acerca de mí

En mi vida tengo DOS gran amores - mi familia y la música. La música para mí es un refugio, una terapia, un escape, total y plena calma y felicidad. Y mi familia, mi mamá en particular es todo para mí. Ella es mi mayor ejemplo de lo que es verdaderamente ser una hija de Dios, una Cristiana, y una Mormona. Me gusta mucho comer, pero no sé si eso sea un pasatiempo, jeje. Me gusta mucho leer y escribir poemas. Me gusta el cine, salir con mis amigos, cantar....Seguro hay más pero ahora no lo recuerdo.

Por qué soy mormón(a)

A veces la gente piensa que por ciertas normas no nos podemos divertir igual. Yo pienso que como mormones nos divertirmos aún más. Tenemos una diversión sana y amena. Soy mormona porque mi corazón me dice que ésta es la verdad más preciosa del mundo, que tenemos la iglesia restaurada en la tierra, ¡la iglesia DE JESURCISTO!

Historias personales

¿Recuerda algún desafío específico en su familia que pudieron superar gracias a los principios del Evangelio?

Yo nací con un problema visual que no tiene ninguna cura. Mi retina está deforme y debido a eso tengo la vista reducida y no veo nada en la noche. No es nada fácil vivir así, pero sé que hay gente que vive con desafíos peores y lo hace de una manera tan feliz. Yo agradezco a Dios por todo lo que me ha dado. Porque aunque me ha quitado ciertas cosas, siento que me ha dado bendiciones inigualables. Siento una fuerta conexión con gente discapacitada que creo que si no fuera por mi propia discapacidad, no lo sentiría así. Nuestro Padre Celestial sabe mejor que nadie por qué hace las cosas. Y al aprender más y comprender más, las verdades del evangelio me ayudan a entender que Dios tiene un plan para todos. Dios me ama y quiere que yo aprenda cosas al ir viviendo en ésta vida. El me guía con Su amor y Su bondad. ¡Y al orar, hablarle de corazón, todos podemos sentir ese amor que Él tiene para nosotros!

La manera en que vivo mi fe

El tres de febrero de éste año falleció mi padre. En mayo falleció mi abuelo materno. Y entre esos dos acontecimientos también falleció una tía paterna y un amigo de la familia. Yo sé y tengo la firme convicción de que todas éstas personas podrán ser salvas por el plan de Dios. Mi fe me ha enseñado que las cosas malas no nos derrotan, sólo nos hacen más fuertes. Todo, absolutamente todo en esta vida es aprendicaje y crecimiento. Y con el apoyo de la gente que me quiere, y por supuesto Dios, yo sé que no haya nada que sea "castigo" sino que Dios nos da pruebas porque sabe que somos lo suficientemente fuerte para superarlas.