mormon.org Global
Sandra Lorena: Esposa, Madre, Sociedad de Socorro, Mormón.

Hola soy Sandra Lorena

Acerca de mí

Soy madre, 30 años de edad, Auxiliar de Laboratorio Clínico, me gusta pasar tiempo con mi familia y prestar servicio desinteresadamente.

Por qué soy mormón(a)

Decidí unirme a la Iglesia mormona porque sé que en ella está la plenitud del evangelio de Jesucristo, es su Iglesia restaurada, entendí que Dios tiene un plan para todos nosotros, si perseveramos hasta el fin podremos llegar a vivir con Él nuevamente, como familias eternas. Soy feliz por comprender su expiación y vivir esta obra tan maravillosa día a día en mi vida. Antes no tenía rumbo y actuaba sin pensar en las consecuencias, pensaba que tenía que vivir la vida como la viven la mayoría de las personas "sin límites", pero me dí cuenta a tiempo de que debo pensar en mi destino divino y que aquí en la tierra es donde debo moldearme como una piedra preciosa, sabiendo de antemano que debo utilizar bien mi libre albedrío y escoger lo que es correcto, para mi propio beneficio. Sé que Jesucristo vive y es nuestro ejemplo a seguir, él es el único camino para llegar al Padre. Sé que El Libro de Mormón es otro testamento de Jesucristo, que fué escrito por el poder de Dios, testifica de la Santa Biblia, no la contradice en nada antes bien nos ayuda a aclarar ciertas verdades que fueron quitadas de ella. Lo sé; en el nombre de Jesucristo doy testimonio de ello.

Historias personales

¿Qué ha hecho usted para proteger a su familia de influencias indeseadas y que haya tenido éxito?

Sé que el adversario no tiene descanso cuando se trata de destruir hogares y personas. Es por eso que junto con mi esposo nos esforzamos por agradar al Padre Celestial cada día obedeciendo sus leyes y mandamientos; los desafíos llegan a nuestra vida pero al igual las bendiciones de la obediencia. Léemos juntos las escrituras, hacemos nuestras noches de hogar cada semana, asistimos a las reuniones de la Iglesia, y lo más importante es que dialogamos sobre nuestras diferencias, y nos arrodillamos para elevar nuestro corazón a Dios por medio de la oración.

La manera en que vivo mi fe

Tengo la oportunidad de compartir y conocer las mujeres de mi organización, presto servicio en la Sociedad de Socorro ayudando a las mujeres a que se capaciten, estudien y desarrollen sus talentos. Además de que se preparen espiritual y temporalmente para tiempos difíciles o futuros desastres naturales. Aprendemos a hacer nuestro morral de emergencias, almacenamiento de alimentos, agua, huerto en nuestra propia casa.