mormon.org Global
Ricardo: guitarra, estudiante, benemerito, guitarristas, musicos, merida, Mormón.

Hola soy Ricardo

Acerca de mí

Yo tengo 20 años, Sirvo en estos momentos de Misionero de la Iglesia, y tengo muchas aficiones variadas. Soy escritor ocasional, músico, guitarrista y estudiante a futuro. Interesado en gran manera por el ambiente político, y las relaciones familiares. Me gusta mucho pensar, me agrada, vivo con un hermano, y salí de Puebla por motivo de estudios. He tenido oportunidad de seguir estudiando, me agrada la fotografía, y sobretodo, experimentar con la música, disfruto crearla y compartirla con los demás. Mis mayores intereses son esos.

Por qué soy mormón(a)

Yo soy mormón porque creo en las enseñanzas. Soy mormòn porque me hace feliz, y disfruto a cada momento lo que el Señor me ha dado. Creo en realidad en que hay un Cristo, y que esta se su Iglesia. No reía mucho en la Iglesia, pese a haber crecido en ella, había vivido por parte del testimonio de mis amigos o de familiares, creo que nunca me interesé en detalle en la Iglesia. Cuando empecé a preocuparme, a los 17 años, en el bienestar de mi alma, entonces decidí orar al respecto. Al hacerlo, sentí una firme contestación de que había un DIos que me escuchaba, y que contesta oraciones, que responde en realidad, porque lo hizo conmigo. Eso me ayudó a reactivar mi fe, y a aumentar mi deseo de compartirlo. No fué sencillo hacer esos cambios, pero sé que son reales. Para mí, ser miembro de la Iglesia es un compromiso importante, pero posible. No me era sencillo dejar gustos o aficiones, ya fuera música, o estilos de vestirse, o de hablar, pero sé que, al cumplir con ello, Dios bendice según sus promesas. Sé que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la Iglesia del Señor hoy en día, sé que no hay otra forma de obtener todo lo que Dios tiene para mí. Creo en el Libro de Mormón, lo he leído, y he sentido que es verdadero. Creo firmemente que Dios tiene para mí grandes promesas, aún eternas, si sólo confío en Él. Él es mi Salvador, mi Redentor, y que, aunque a veces la costumbre nos lleve a cuestas, preguntar a Dios me dió la certeza de que este es el camino. Y así como yo, cualquiera de Ustedes puede saberlo. Lo sé.

Historias personales

¿De qué manera pueden sus propios talentos y dones bendecir a otras personas?

A mí, de forma particular, me ha sido algo útil. Yo toco guitarra hace años, y me ha servido en diferentes entornos. Una experiencia que tengo es que, como aprendí a leer música y adaptar canciones, estando desde la labor misional, con cierta familia tuvimos poca apertura para enseñar, no es muy fácil querer oír un mensaje de Dios con personas desconocidas, pero después de que la familia tenía un uçinstrumento, y pude acompañarlos con un himno sencillo, la familia, en particular aquellos que eran de corazón más duro, pudieron suavizarse por los pensamientos y palabras sobre Cristo que tienen los himnos. As´´i es como supe que, sin importar qué talentos tenga, ya sea cantar, bailar, o simplemente hacer algo realmente bien, es de beneficio para las personas. Porque a unos les es dado un don, a otros, otro, pero todos son útiles, y para la necesaria edificación de los demás; nadie es perfecto, todos necesitamos de los talentos de otros diariamente.

¿Por qué motivos comparte el Evangelio con sus amigos y cómo lo hace?

Yo comparto el Evangelio porque sé que es la manera de volver con Dios. Sé que en verdad, no importa nuestras circunstancias, Éste nos levantará cuando tengamos problemas y no sepamos qué hacer. Yo suelo compartir con mis amigos consejos de las escrituras, en verdad que eso me encanta! Pongo de vez en cuando en mis correos frases de las escrituras, o si puedo, pongo la escritura entera. Una manera que me gusta mucho es que, al aconsejar sobre algún asunto, o en momentos de dificultad, suelo orar bastante; el poder ofrecer una sencilla oración a veces hace la diferencia. A veces, no podré ver el resultado del impacto de sólo hacer una oración; pero no me desanimo, simplemente sigo haciéndolo.

¿Podría explicar la función que desempeña la oración en su vida?

Con mucho gusto. La oración para mí es la manera de sentirme feliz, es la forma de reconocer que no soy perfecto, de acordarme que dependo de alguien más. Para mí, al orar es ponerme a las órdenes de quien me creó. Oro diariamente, con bastante frecuencia, y lo que más disfruto de orar es el poder sentirme escuchado. Me he sentido escuchado muchas veces, y muchas más por igual me emociona el recibir respuestas. Las respuestas han venido, testifico que así es; y cada vez que noto y reconozco que Dios me oye, me dan más ganas de consultarle más y más asuntos. Es la base de mi vida, porque como menciona el Libro de Mormón, se "... consagr[an] [mis] acciones, a fin de que [mi] obra sea para el beneficio de [mi] alma." (2 Nefi 32:9)

¿Recuerda algún desafío específico en su familia que pudieron superar gracias a los principios del Evangelio?

Oh sí. Cuando tenía algo así como 11 años, tal vez un poco más, estábamos la familia radicando en determinada ciudad. No teníamos graves problemas de salud ni nada, pero de un momento al otro, hubo problemas económicos muy graves. Los dos padres quedaron sin muchos medios, y pues teníamos que continuar estudiando, y comiendo, pero parecía que la situación era un poco imposible. En la Iglesia, el Profeta Gordon B. Hinckley instó a toda familia a tener un almacén familiar, como previsión a cosas futuras. Pues, dado que la familia lo hizo en años anteriores, sobrevivimos por causa de lo que había almacenado. vivimos algo así como unos 8 meses, y pudimos salir adelante con el desempleo,. el desánimo, y, de forma increíble, pudimos seguir cumpliendo los mandamientos de Dios. Sé que, no importa las circunstancias, siempre podremos adorar a Dios si es que así lo deseamos. El problema pasó, vivimos a causa de seguir los consejos de un profeta del Dios viviente, que, tal vez sin conocernos personalmente, nos ayudó a prevenir con respecto a nuestro futuro, y así, al poder seguir viviendo los principios básicos, como el ir la al Iglesia y unas cosas más, pudimos recibir las bendiciones del Señor. Testifico que el seguir el consejo de un profeta realmente nos salva de graves problemas, y la obediencia a los principios, nos da fortaleza para salir adelante. No recuerdo un momento de mayor unidad en la familia, que en ese momento

¿Puede contarnos acerca de su bautismo?

Bueno, yo tenía 8 años y estaba en un barrio en Cholula ahí donde nací. Pues recuerdo pocas cosas al respecto, sni embargo, recuerdo que era algo importante. lo noté más que nada por el hecho de que el tener que pasar por una entrevista me hacía sentir como que tenía que responder todo perfectamente; pero aprendí que eso no es tan necesario. Es más importante el arrepentimiento y el tener deseos de hacerlo. Yo aprendí cuando me bauticé que la familia se une más cuando el evangelio actúa. Parte de mi familia no es miembro de la Iglesia, y asistieron, así creo que supieron qué hacíamos y porqué lo hacíamos. También da oportunidades de aumentar el testimonio. Recuerdo a una de mis tías dándome un mensaje, y así es como ahora, unos años después, siento la necesidad de testificar de igual manera. recuerdo que había mucho gozo, a tal grado que tengo a esa capilla con mucha estima, porque el lugar donde uno se bautiza nunca lo olvida. Sé que gracias al Sacerdocio que actúa hoy en día me pude bautizar, y sé que no necesitamos ser perfectosm, s más, ni siquiera saber mucho, ma´s que nada es tener deseo, tener alguien con a autoridad, tener más de 8 años, y disfrutar mucho la experiencia, sé que en verdad es algo inolvidable.

¿Cómo le ha ayudado el Espíritu Santo?

He tenido algunas ocasiones en las que el Espíritu Santo me ha ayudado mucho. Yo solía salir de vez en cuando con mis amigos, ya fuera a tal o cual lugar, pero casi siempre era con el afán de divertirse, de sólo estar ocioso. Sin embargo, muchas de esas ocasiones, había pequeñas instrucciones en nuestras mentes, en nuestro ser, que nos decía a dónde ir y a dónde no ir. Cando he seguido esas instrucciones (Aveces tan pequeñas como "no te subas a ese taxi", o "espera 10 minutos"), han salido cosas buenas y he evitado peligros que pudieron pasar. Recuerdo en particular las ocasiones cuando no hice caso a las instrucciones del Espíritu, porque casi siempre esas experiencias salieron mal, algo se sentía diferente, pero pues, aún así, el Señor nos ayudó muchas vecesa a salir de los apuros. El espíritu Santo, por igual, me ha consolado cuando he tenido acusaciones, cuando he tenido que confrontar situaciones duras, a tranquilizarme cuando he tenido momentos de tristeza o estrés, y a poder animarme cuando algo parece difícil, sea físico o espiritual. Testifico que el Don del Espíritu Santo, en primea, es real, y en segunda, es efectivo a todos los que lo han recibido por la imposición de manos y desean seguir su voz obedientemente. Sé que al seguirlo, no hay error.

¿Por qué los mormones van a una misión?

Vamos por decisión propia, además de que es un compromiso más fuerte para con Dios. El servir en una Misión nos ayuda a que podamos ser, en verdad, mejores siervos del Señor en todo aspecto. Es algo lleno de todo tipo de experiencias, buenas, malas, pero lo que aprendemos es de gran valor. Servimos por dos años porque el Señor lo ha requerido a todo aquel varón que pueda, porque el Señor necesita obreros para poder bendecir la vida de los demás. Más que ser por motivos personales o por algo así, es para el beneficio de los demás, es una poprtunidad única de olvidarse de uno mismo, de sus preocupaciones de la vida diaria, y poder servir a los demás, y, como consecuencia, las vidas de muchísimas personas cambian, y, como consecuencia, también la nuestra.

La manera en que vivo mi fe

Yo particiop activamente en invitar a todos a venir a Cristo. Un medio que uso bastante es platicar con las personas, o que sepan, tanto por el ejemplo como platicando, que realmente creer en Cristo es un estilo de vida. Me encanta hablar con las personas y decirles que soy muy feliz al saber que tengo un salvador. Disfruto mucho enseñar cuando se me permite, responder dudas que muchas veces pasan, porque no es como algo extraño ser miembro de la Iglesia, simplemente es una forma de servir a los demás. He tenido experiencias al trabajar con jóvenes, tanto en actividades al aire libre como en la Iglesia, con niños, y con toda persona en general. Sé que hay muchos que pueden estar tristes, deprimidos, y buscando una forma de mejorar sus vidas. A ellos es a quienes me gusta hablarles de que hay esperanza, hay una forma de mejorar, de cambiar, de tener más esperanza, que no todo es gris y terrible. Vivo mi fe al compartirlo, y me encanta ver sus caras cambiar, vidas transformarse, y eso me da el valor de compartirlo más y más.