mormon.org Global
David Israel: Familia, Amistad, Ciencias, Fútbol, Mormón.

Hola soy David Israel

Acerca de mí

Me encanta pasar el tiempo con los seres que más amo. Prefiero la tranquilidad con los amigos y familia. Soy el tercero de 3 hermanos. Disfruto la química y el fútbol. Amo la música. Actualmente estoy sirviendo como misionero de tiempo completo y, por ello, pospuse mis estudios universitarios. Puedo decir que mi más grande deseo es ser un esposo amoroso y un padre recto. Busco la manera de ayudar siempre a los que me rodean, sean conocidos o no. Mi vida más que nada está enfocada en lograr relaciones familiares y de amistad estables y eternas.

Por qué soy mormón(a)

Llevaba 7 años siendo miembro de la Iglesia cuando decidí verdaderamente adquirir un testimonio espiritual de la veracidad de la Iglesia. Mi testimonio había sido más bien cuestión de lógica. Todo lo que sabía era porque lo meditaba como si el evangelio fuese una asignatura o conocimiento lógico. Mediante el ejemplo de algunos amigos que me contaban sus experiencias espirituales, decidí yo mismo recibir ese tipo de experiencias. Fue entonces que decidí escudriñar el Libro de Mormón con una verdadera intención. Lo leí y pregunté a Dios por medio de la oración si era verdad. Nunca he olvidado el sentimiento que abordó mi ser; mi mente y mi corazón estaban conectados en una sola idea y afirmación; el Libro era verdad. El gozo que me llenó no lo puedo describir, simplemente es algo que cada ser humano debe experimentar para satisfacer su necesidad de saber que Dios está ahí y que, efectivamente, tiene un plan para Sus hijos. Sé, por el Poder del Espìritu, que la Iglesia del Señor Jesucristo y la autoridad del Sacerdocio fueron restaurados por medio del Profeta José Smith. Gracias a dicho suceso, ahora sé firmemente que mi familia y mis amistades pueden ser eternas. Qué felicidad tener esa certeza, qué feliz es ser SUD ¿no?.

La manera en que vivo mi fe

En la Iglesia mi primer llamamiento (asignación) fue de ser un ayudante de Historia Familiar para el Barrio. Ayudaba a otros jóvenes a usar las herramientas proporcionadas por la Iglesia para que encontraran su historia familiar. En cierto sentido eso me ayudó a tener interés en servir a otros e interés en ayudar a mis antepasados. En otro Barrio de la Iglesia fui llamado como Maestro de niños de 8 a 11 años. Este llamamiento me encantó y ha marcado mi vida; enseñar principios correcto a los niños desde esa edad hizo que me diera cuenta la enseñanza que debo dar a mis propios hijos en el futuro. Los últimos 4 años he estado rodeado de amigos mayormente mormones y eso también influyó en que mi vida esté en orden. Es por ello que amo pasar tiempo con amigos verdaderos que me ayudan a mejorar.