mormon.org Global
Mariah: texas, deportes, estudiante, salud, Mariah Campbell, misionera, Mormón.

Hola soy Mariah

Acerca de mí

Creciendo en Logan, Utah, me sentía como todas las personas eran mormones. Aunque yo era un miembro de la iglesia, no lo significaba que siempre portaba como debe. Tal como la mayoría de jóvenes, fue difícil decidir cuales amigos yo debería tener y el tipo de persona sería. Decidí quedarme cerca a Dios por medio de orar, estudiar las escrituras, y asistir a la iglesia. Porque lo decidí cuando yo era joven, evitaba muchas cosas malas que pasaron alrededor de mí. Enfoqué en diversión en la comunidad y escuela. Mi mama me ensena a disfrutar jugando afuera. Muchas veces nosotros flotamos ríos, escalamos o andamos en bicicleta en los montañas, o jugamos raquetbol juntas. Escogí un diferente deporte cada ano de la escuela segundaria. Juegue volibol, natación, atletismo, correr, lacrosse, y futbol. También serví en el gobierno de estudiantes de mi escuela. Me encanta aprender, y estudio Educación y Promoción de la salud al Estado Universidad de Utah. Por trabajo, enseno natación y soy entrenador de lacrosse. Un parte grande de mi vida es mi familia. Tengo mama, papa, y cuatro hermanos que tienen sus propios hijos. Intento ser la tía favorita por medio de jugar con mis sobrinos. Mi sueño es casarme en el templo y ser una buena madre y esposa.

Por qué soy mormón(a)

He dado cuenta que creciendo mi relación con Jesucristo es lo más importante cosa que puedo hacer en mi vida. Sin la ayuda de Jesucristo, me siento infeliz, agobiado, confundida, y no me gusta como soy. Si pongo Jesucristo primero, puedo controlar todos los estreses en mi vida. Soy Mormona porque en esta iglesia me siento guiada en la dirección que necesito tomar. Cada día que vivo lo que creo, puedo decir que soy, de verdad, feliz.

Historias personales

¿De qué manera pueden sus propios talentos y dones bendecir a otras personas?

Estamos aquí para servir a los demás. Entonces, Dios nos ha dado muchos talentos y dones para hacer su obra y bendecir a los demás. Toco el piano. Aunque tengo miedo a tocarlo en frente de las personas, sé que el Señor me dio este talento para bendecir a los demás. Toco himnos durante el servicio de la iglesia para que el Espíritu esté presente en la reunión. Tengo un don de felicidad y compasión. Con este don puedo levantar aquellos que se sientan tristes o agobiados. Mientras sirvo a los demás, me siento que el Señor este complacido, y me siento feliz.

¿Qué es la esperanza y en qué es lo que usted tiene esperanza?

La esperanza es una creencia que las cosas que pasan van a terminar bien. Es un deseo y una decisión para ser feliz. La esperanza requiere confianza en el Señor Jesucristo. En la vida pasamos por muchas pruebas, y la vida no es justo. Una firme esperanza desarrolla al depender de Jesucristo. Yo tengo esperanza que puedo encontrar la felicidad ahora y en la vida que viene. Logro la felicidad cuando tengo gratitud por todo lo que Dios me ha dado. Lograré felicidad en la vida que viene porque creo que si estemos justos, podamos recibir la gloria de Dios y vivir con él. Tengo esperanza que mi familia puede ser eterna. Sé que el poder de Jesucristo para sellar familias por la eternidad ha sido restaurado. Tengo esperanza que puedo superar mis desafíos y llegar a ser como Cristo. Sé que Jesucristo murió por mis dolores y pecados. Entonces, puedo arrepentirme y él me ayuda dejar cosas malas. Con diligencia y deseo a seguir Jesucristo, puedo llegar a ser como él.

La manera en que vivo mi fe

Una cosa buena de ser miembro de la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es que tiene la oportunidad servir a los demás y crecer mis talentos. Yo sé que si sirvo a otros, realmente sirvo a Dios. Cuando tenía doce años tuve la oportunidad de ayudar hacer planes por el grupo de jóvenes de la iglesia. A veces comparto mi testimonio o doy un discurso durante un servicio de la iglesia. Cuando tenía 16 años, tuve la oportunidad hacer planes por un acampamiento de las mujeres jóvenes. Cuando me movió y asistí una congregación diferente de mis padres, visitaba a otras mujeres para inspirarles y cuidarles. Tengo miedo a tocar el piano en frente de personas, pero lo practico para que pueda tocar himnos por la iglesia cada domingo. Me siento bien que ayudo traer el espíritu en las reuniones con música. Desde cuando tenía diez años, quería servir una misión, y ahorita sirvo en la Texas McAllen Misión hasta Febrero de 2015. Estoy llena con esperanza, emoción, y gozo al compartir el evangelio de Jesucristo con los demás.